Política

La fuerza del huracán Laura, otra posible muestra del cambio climático

La Organización Meteorológica Mundial dijo este viernes que Laura no será el último gran huracán de esta temporada en el Atlántico, y recordó que, con el cambio climático, la proporción de ciclones categoría 4 y 5 serán cada vez más normales.

“Laura fue la séptima tormenta con nombre que toca tierra en los Estados Unidos esta temporada. Las otras fueron relativamente menores. Y obviamente es, con diferencia, el huracán más intenso y peligroso en lo que va de temporada”, expresó la portavoz de la OMM, Claire Nullis.

El huracán Laura pasó de categoría 1 a categoría 4 en 24 horas, dejando un rastro de destrucción a su paso. Tocó tierra con vientos máximos sostenidos de 241 km/ h. En términos de velocidad del viento, fue la tormenta más fuerte que azotó Louisiana desde 1856. Laura es el primer gran huracán en el Golfo de México durante agosto desde Harvey en 2017.

Laura ha generado más energía ciclónica acumulada (ACE) hasta el momentoque la combinación de todas las otras tormentas con nombre del Atlántico durante agosto  (Isaías, Josephine, Kyle y Marco). La ACE es una medida integrada que representa la intensidad y duración de las tormentas.

“Según el experto Eric Blake, todavía nos queda alrededor del 70 por ciento de la actividad fuerte en la temporada, que comenzó antes de lo habitual este año”, añadió Nullis.



NASA

Vista satelital desde la Estación Espacial Internacional.de un huracán frente a la costa del Pacífico de México.

Vientos fuertes e inundaciones

Los pronósticos emitidos por el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos fueron extremadamente precisos. Estas guías, junto con una respuesta eficaz de gestión de desastres, parecen haber mantenido el número de muertos al mínimo, según los informes iniciales de víctimas. Más de 20 personas murieron, la mayoría en Haití, cuando Laura todavía estaba clasificada como tormenta tropical.

El aeropuerto de Lake Charles, Luisiana, registró una ráfaga de 206 km / h. El radar Doppler del Servicio Meteorológico Nacional de Lake Charles fue destruido; estos aparatos suelen  construirse para resistir vientos de entre 200 y 240 km / h. Las imágenes de televisión mostraron muchos edificios destruidos en la zona

Una estación de medición mareas de Luisiana, observó un aumento medio del nivel del agua de hasta de 9 pies (cerca de 3 metros)..



ONU/Mark Garten

Vista de la destrucción causada por el huracán Dorian en el puerto de Marsh, en la isla de Ábaco, en las Bahamas.

Una temporada activa en el Atlántico

Hasta el momento  se han registrado  13 tormentas con nombre en el Atlántico esta temporada. El actual pronóstico  indica que es muy probable que se trate de una temporada de huracanes por encima de lo normal, con posibilidad de que sea extremadamente activa:  19 a 25 tormentas con nombre, incluidos de 7-11 huracanes y 3-6 huracanes de categoría 3 o superiores.

Esto se debe a las propicias condiciones atmosféricas y oceánicas en la parte del Atlántico donde se desarrollan las tormentas tropicales, como temperaturas de la superficie del mar muy por encima del promedio, y un fuerte monzón de África occidental.

La actualización de El Niño / La Niña publicada recientemente por la Organización asegura que hay un 60% de probabilidad de que se forme un fenómeno de La Niña entre septiembre y noviembre de 2020. La ausencia de un fenómeno de El Niño, que tiende a suprimir la actividad de los huracanes, juega un papel, pero no es el único factor.

Relación con el cambio climático

Aunque es difícil vincular un ciclón tropical en particular con el cambio climático, el calentamiento global proporciona una razón para esperar tormentas más destructivas y poderosas con mayor frecuencia, recordó la portavoz de la Organización Meteorológica Mundial.

“Son básicamente las leyes de la física. Las tormentas se alimentan de agua tibia, las temperaturas más altas del agua significan niveles del mar más altos, lo que a su vez aumenta el riesgo de inundaciones durante las mareas altas y en caso de marejadas ciclónicas, y así el círculo continúa. El aire más cálido también contiene más vapor de agua atmosférico, lo que permite que las tormentas tropicales se fortalezcan y liberen más precipitaciones”, explicó.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Política