Política

La ley de educación blindará la inmersión lingüística en Catalunya

La futura ley de educación que se está cocinando en el Congreso eliminará la referencia expresa a que el castellano sea la lengua vehicular en la enseñanza, fruto de un acuerdo entre el PSOE, Unidas Podemos y ERC que busca blindar la inmersión lingüística en Catalunya, un método que evita la segregación social y que los partidos de la derecha siempre han intentado torpedear, incluso con ingenieria legislativa. Fuentes republicanas explican a EL PERIÓDICO que han pactado una enmienda con los partidos que sostienen el Gobierno para cambiar el redactado de la norma, que obligará a los alumnos y las alumnas a conocer perfectamente tanto el catalán como el castellano, algo que ya sucede en la actualidad.

Una vez que la ley entre en vigor, los estudiantes de Catalunya deberán terminar la enseñanza secundaria obligatoria con la competencia linguística requerida tanto en catalán como en castellano. Si algún alumno o alumna tiene carencias en alguno de los dos idiomas, los centros educativos impulsarán medidas para compensar esas lagunas. El objetivo es el pleno dominio bilingüe. Es decir, la inmersión sigue vigente, pero será flexible y compensada.

El acuerdo político supone un nuevo gesto de acercamiento de socialistas y podemistas con ERC en vísperas de la primera votación de los Presupuestos del 2021. Los republicanos aún no han confirmado si presentarán una enmienda a la totalidad a esas cuentas, algo para lo que tienen de plazo hasta el próximo viernes. Será el día antes, el jueves, cuando la iniciativa sobre la inmersión lingüística se vote en la ponencia del Congreso que está analizando las enmiendas a la ley educativa, que será la octava norma del ramo desde los años 70.

Ahora mismo, tal y como está redactado el proyecto de ley, las administraciones educativas tienen que garantizar “el derecho de los alumnos y las alumnas a recibir enseñanzas en castellano, lengua oficial del Estado, y en las demás lenguas cooficiales en sus respectivos territorios”. “El castellano y las lenguas cooficiales tienen la consideración de lenguas vehiculares, de acuerdo con la normativa aplicable”, destaca. Una vez eliminada la mención expresa al castellano, se blinda tanto la inmersión lingüística catalana como la ley catalana, que establece que en Catalunya la lengua vehicular para el aprendizaje es el catalán. 

Reacciones

El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, ha afirmado en un tuit  que “más allá del ruido hay política”, en referencia al debate sobre esta enmienda. Por su lado, el portavoz parlamentario de Unidas Podemos, Pablo Echenique, ha asegurado desconocer la citada enmienda pero ha añadido que “habrá que estudiarla”. “Nosotros a diferencia de los partidos de la derecha no estamos en contra de la inmersión, porque pensamos que beneficia a las filas trabajadoras”, ha argumentado.

Por su parte, el líder de Cs en el Parlament, Carlos Carrizosa, ha mostrado su total oposición a esta enmienda porque, en su opinión, “supone la expulsión del castellano” de las aulas catalanas. Ciudadanos es otra de las fuerzas cuyos votos busca el Gobierno para sacar adelante los Presupuestos.

La ley vigente

En la actual ley educativa  -la LOMCE, más conocida como ‘ley Wert’ por el apellido del entonces ministro de Educación del PP que emprendió una guerra al catalán- se establece que “el castellano es lengua vehicular de la enseñanza en todo el Estado y las lenguas cooficiales lo son también en las respectivas comunidades autónomas, de acuerdo con sus estatutos y normativa aplicable”. La LOMCE incluyó muchos artículos, que luego fueron anulados por el Tribunal Constitucional, como el que instaba a la administración educativa a “garantizar una oferta docente sostenida con fondos públicos en la que el castellano sea utilizado como lengua vehicular en una proporción razonable”.

También anuló el Constitucional el artículo por el que las comunidades pagarían el centro concertado o privado a aquellas familias que no pudieran escolarizar sus hijos en un colegio público con el castellano como lengua vehicular. El llamado ‘cheque Wert’ fue solicitado por 154 familias, que representan al 0,04% del alumnado. Una sentencia judicial obligó a los centros a dar un 25% de horas en castellano a las familias que así lo requirieran. En el último curso escolar, 12 familias lo solicitaron (lo que representa un 0,35% de los centros).

Derogación de la ‘ley Wert’

La aprobación de la nueva ley de educación, que recibirá el nombre de LOMLOE, supondrá la práctica derogación de la polémica ‘ley Wert’, una norma que no gusta a nadie y que fue calificada por la actual ministra de Educación, Isabel Celaá de “nociva, lesiva, equivocada y segregadora”. Cuando presentó su proyecto legislativo, en julio del 2018, Celaá dejó claro el “respeto absoluto” de su gabinete hacia las competencias autonómicas. Haciendo mención expresa a la inmersión lingüística en Catalunya manifestó que los datos oficiales del ministerio corroboran que la competencia en lengua castellana de los alumnos catalanes es equivalente a la media del resto del Estado.

“Desconozco si hay abusos o vulneraciones, pero las cifras oficiales dicen que la nota media es similar”, explicó Celaá. “Estos datos avalan que Catalunya cumple con la cooficialidad de las lenguas en cuanto a conocimiento y expresión de los alumnos”, añadió tras defender que “la excesiva ideologización de unos y de otros debe ser abandonada a las puertas de la escuela”.

La futura norma -que tendrá que ser ratificada en el Senado una vez aprobada en el Congreso- permitirá a los centros educativos seguir ofreciendo la asignatura de Religión, pero ni contará para nota ni tendrá una materia espejo.  El bachillerato será mucho más flexible y contará con una nueva versión, que se llamará general y que trufará asignaturas de las tres modalidades que hay en la actualidad, como avanzó EL PERIÓDICO.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Política