Política

La militancia, el secreto mejor guardado del independentismo

¿Quién tiene más peso en el independentismo? La respuesta a esta pregunta depende de la vara de medir que se use con las organizaciones políticas y sociales del poderoso mosaico secesionista. Se puede atender a razones de liderazgo, de trayectoria histórica, de influencia, de presencia en las instituciones, de relevancia mediática o de capacidad de convocatoria. Pero hay un dato, no fácil de conseguir, bastante objetivo y que sirve para dar una respuesta al interrogante. Es el dato del número de asociados, de militantes, de cada formación.

La posconvergencia y Esquerra Republicana son, sin duda, los dos principales actores políticos del independentismo. Tomaremos el dato de los afiliados al corriente de pago, porque la figura del simpatizante, amigo o colaborador infla la cantidad a menudo con adhesiones que no van más allá de un formulario ‘online’.

PDECat: 13.000

El PDECat, el principal partido que reclama la herencia de la extinta CiU, cuenta hoy con unos 13.000 afiliados. Son muchos menos que los 52.000 que decía tener CDC hace unos años, en torno al 2013. Los posconvergentes ven en positivo que, pese a las últimas sacudidas internas, con la creación del PNC (con excargos convergentes) o Junts (con el ‘expresident’ Puigdemont), no han sufrido fugas significativas más allá de un 5% de sus bases.

ERC: 10.000

Hoy por hoy, y según los datos a los que ha tenido acceso EL PERIÓDICO, Esquerra cuenta con unos 10.000 militantes. Los republicanos subrayan que su base es homogénea en todo el territorio y que se ha mantenido estable. El partido no ofrece datos sobre sus militantes, y añade que si se suman los “amigos” del partido (simpatizantes), la cifra llega a 40.000.

CUP: 2.400

Las Candidatures d’Unitat Popular cuentan con 2.408 militantes al corriente de la cuota, además de 1.569 simpatizantes y 517 “simpatizantes con cuota”, según los datos que ofrece la organización a fecha de hoy.

Òmnium, 182.000; ANC, 44.000

La Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural no están en política, pero disponen de una base social potentísima. Òmnium cuenta con 182.891 socios. Solo superado por el Barça. Y la ANC consigna 49.000 socios de pleno derecho, de los cuales unos 44.000 al corriente de pago. Y además, unos 49.000 simpatizantes.

Los nuevos partidos

Lo más significativo, probablemente, es atender al grupo de partidos surgidos de la antigua Convergència i Unió, algunos de los cuales se proponen nada menos que liderar el espacio del catalanismo moderado. El Partit Nacionalista Català (PNC), en el que militan exconvergentes como Marta PascalCarles CampuzanoLluís Recoder y Jordi Xuclà, dice contar con más de mil militantes. Alegan que es una cifra notable dado que el PNC nació el pasado 27 de junio.

Otros, como Units per Avançar, donde militan el exdirigente de Unió Ramon Espadaler y el el teniente de alcalde de Barcelona Albert Batlle, que se propone liderar todo el espacio del catalanismo moderado, no supera los 1.000 asociados, de los que el 75% son afiliados y el resto, simpatizantes, según la organización.

Menos base tiene Lliures, el partido creado por el ‘exconseller’ Antoni Fernández Teixidó, que dice tener 250 y 300 adheridos. Convergents, del también ‘exconseller’ Germà Gordó, consigna 359 militantes. Es decir, que los nuevos partidos surgidos de CiU, juntos, apenas superan los 2.000 apoyos.

Los proyectos de Puigdemont

Sin duda, el ‘expresident’ Carles Puigdemont ha demostrado una gran capacidad de convocatoria social, movilizadora y electoral. Logró que la Crida Nacional per la República, la asociación que creó (y ha disuelto dos años después) superara los 50.000 apoyos, de los cuales 16.954 fundadores, se supone que al corriente de pago. En cambio, su nuevo partido, Junts, está actualmente en unos 4.000 militantes, si bien su nacimiento es muy reciente, solo un mes atrás.

Este conjunto de cifras no permiten llegar a conclusiones, pero sí relativizar el peso que hay tras ciertas proclamas o discursos de supuesta autoridad o liderazgo en un espacio, el independentista, afectado -como otros- por la fragmentación interna pese a los constantes llamamientos a la unidad de unos y otros.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Política