La mujer de Bárcenas ingresa en la cárcel de Alcalá para cumplir su condena por la ‘Gürtel’

Rosalía Iglesias, la mujer del extesorero del PP Luis Bárcenas, ha ingresado a la 17.15 horas de este domingo en la cárcel de mujeres de Alcalá (Madrid) para cumplir los cerca de 13 años de cárcel que le ha impuesto el Supremo tras revisar la sentencia del ‘caso Gürtel‘ que dictó la Audiencia Nacional en el 2018, según han informado fuentes penitenciarias.

Apurando el plazo de diez días que le dio la Audiencia para entrar en la cárcel después de que el alto tribunal ratificara a grandes rasgos la sentencia, Rosalía Iglesias ingresa en prisión dos años y siete meses después de que lo hiciera su marido, quien recientemente ha pedido el traslado de la prisión de Soto del Real a la de Alcalá Meco para estar cerca de su esposa.

Rosalía Iglesias ya había ingresado en prisión en mayo del 2018, tras ser condenada por la Audiencia,  si bien apenas estuvo unas horas ya que abonó la fianza de 200.000 euros que le impuso el tribunal para eludir la cárcel. 

Rosalía Iglesias acudió el pasado 30 de octubre a la Audiencia Nacional a recoger la resolución que acordaba que no existía impedimento alguno para seguir en un centro penitenciario con el tratamiento de rehabilitación al que dijo que se está sometiendo, por lo que se ordenaba que en un plazo de diez días tenía que entrar a la cárcel, recuerdan a Efe fuentes penitenciarias.

Aquel día, en el mismo edificio de la Audiencia se encontraba el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz, que comparecía como imputado por la operación Kitchen, en la que se investiga el espionaje a la familia Bárcenas en el 2013.

Tras revisar su recurso, el Supremo no atendió a las alegaciones de la esposa de Bárcenas y ratificó, como ya dijo la Audiencia, que conocía la procedencia delictiva del dinero de su marido, al igual que el incremento no justificado de su patrimonio.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

Los comentarios están cerrados.