Mundo

La pandemia se ceba en Latinoamérica con la mayor caída económica mundial y un tercio de las muertes

Los países latinoamericanos están sufriendo a causa la crisis sanitaria y económica del coronavirus como ninguna otra región del mundo. Con el 8,2% de la población mundial, han diagnosticado el 28% de los casos positivos globales por Covid-19 –y eso que no se realizan tantas pruebas generalizadas a la población como en países más desarrollados– y han padecido el 34% de las muertes debidas a la pandemia registradas mundialmente, como ha destacado con alarma el FMI. La economía latinoamericana tendrá este año un retroceso de entre un 8,1% (FMI) y un 9,1% (Cepal), mayor que el de ninguna otra región del mundo y el doble del que experimentarán otras zonas emergentes y en desarrollo del planeta.

Ya desde esta columna se alertó en marzo, cuando la pandemia apenas había hecho acto de presencia en el continente americano, que los países de América Latina, que eran los últimos en ver llegar el virus, serían los que más tarde saldrían de la crisis. Esos datos incipientes que entonces se estaban teniendo permitían un mes después vislumbrar una perspectiva realmente pesimista: la región se enfrenta a una segunda década perdida, como la que sufrieron en una de sus crisis históricas más graves, padecida en los años 1980.

En esa perspectiva insisten ahora los últimos informes publicados por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) de la ONU.

Destrucción de empleo
El FMI destaca que el Producto Interior Bruto (PIB) latinoamericano caerá este año un 8,1%, por encima de lo estimado para otras regiones del mundo. Este organismo internacional prevé una caída del 7% para el conjunto de Europa, del 2,2% para Asia, del 3% para África subsahariana y del 4,1% para Oriente Medio y Asia Central. El descenso en Latinoamérica será el doble del que experimentarán otras zonas emergentes y en desarrollo del planeta. Cierto que los países ricos de Europa Occidental tendrán una caída media comparable (8,1%), pero en 2021 crecerán más que el 3,6% de promedio estimado para Latinoamérica.

Algunas naciones de la región presentan unas cifras especialmente graves para 2020, entre ellas Perú (-13,9%), Argentina (-11,8%), Ecuador (-11%) y México (-9%), dejando aparte el caso especial de Venezuela, que empalma varios años de retroceso de su PIB (en 2019 cayó un 35% y este año lo hará en un 25%).

El FMI alerta de que, a diferencia de lo ocurrido en otras recesiones, la contracción del empleo ha sido en la región mayor que la contracción del PIB: alrededor del 20% de media en los cinco mayores países (en el caso de Perú ha llegado al 40%). Las razones de esta destrucción de la ocupación están en que, además de la gran informalidad del mercado laboral, el 45% de los puestos de trabajo en Latinoamérica son de contacto físico próximo (frente al 30% en los países emergentes) y solo el 20% de los empleos pueden ser realizados remotamente (frente al 40% en las economías avanzadas).

Menor comercio y colapso del turismo
Junto a eso cuentan además las dinámicas económicas propias de una región fuertemente dependiente del comercio de materias primas, sobre todo Sudamérica (la menor actividad inicial de China y luego la de Europa y Estados Unidos redujo el comercio; el bajo precio del petróleo, por su parte, ha afectado a los productores de hidrocarburos). Además, las turbulencias financieras internacionales han restringido la inversión extranjera y el colapso de los largos desplazamientos ha perjudicado enormemente el turismo, que es básico para la supervivencia del Caribe.

El FMI concluye que el PIB de la mayor parte de los países latinoamericanos no volverá a los niveles previos a la crisis hasta 2023 y que los ingresos reales per cápita no se recuperarán hasta 2025, diez años después de que la economía de la región comenzara a ir mal por el desplome del precio de las materias primas, lo que terminó con la «década de oro» vivida hasta entonces.

Aumento de la pobreza
Un panorama similarmente sombrío es el dibujado por la Cepal, que sitúa su previsión de reducción del PIB latinoamericano para 2020 en el 9,1%. Eso llevará a la región a su peor contracción de la actividad económica desde que se iniciaron los registros, en 1900, aumentando de modo «significativo» la tasa de pobreza, que alcanzará un 37,3%, y situando el desempleo en el 13,5%.

«Todo ello parece indicar que la dinámica de recuperación será lenta y los costos económicos y sociales de esta crisis podrían seguir aumentando a lo largo de 2020 y 2021. De hecho, se espera que en 2020 el nivel del PIB per cápita de la región sea equivalente al de 2010, y el de pobreza, al de 2006, lo que supondría un decenio perdido en términos económicos, y casi un decenio y medio en términos sociales», dice la Cepal.
Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Mundo