Mundo

La pedofilia acosa en Bolivia a Evo Morales y a su candidato presidencial

El Gobierno interino de Bolivia presentó el pasado jueves una denuncia penal que puede tener un enorme impacto en la campaña electoral. Es una acusación al expresidente Evo Morales por una relación pedófila
con una joven. La relación comenzó cuando la niña tenía 14 años y hay imágenes como la que aquí se reproduce, del candidato del partido del expresidente Morales a los comicios del próximo 18 de octubre, Luis Arce, con la pareja.

El viceministro de Transparencia de Bolivia, Guido Melgar, informó el mismo jueves de que el Ministerio de Justicia presentó una denuncia contra el expresidente por los presuntos delitos de estupro, abuso sexual, trata y tráfico, entre otros. El funcionario añadió que «de ser cierta toda la información documentada, en videos, audios y mensajes, vamos a solicitar que se le imponga a Evo Morales la pena máxima».

Al día siguiente, Melgar anunció que la próxima semana, probablemente mañana lunes, presentarán, de manera coordinada con la Defensoría de la Niñez y Adolescencia de La Paz, una segunda denuncia contra Morales, por otra presunta relación amorosa con una menor de edad. Y la cosa no quedó ahí. Poco después se sumaron otras acusaciones en idéntico sentido. La abogada boliviana Paola Barriga informó por Radio Fides, la emisora boliviana perteneciente a la Compañía de Jesús, que presentará en los próximos días una querella respecto a otras jovencitas menores de edad, que también habrían mantenido relaciones con Evo Morales.

Ampliación de la denuncia
Resulta evidente que las acusaciones contra Morales pueden generar un impacto en el resultado de las inminentes elecciones presidenciales, que se llevarán a cabo dentro de menos de dos meses, el 18 de octubre.

La realidad es que el exministro de Economía y candidato del Movimiento al Socialismo (MAS), Luis Arce, se puede ver muy afectado por las acusaciones, dada su cercanía a Morales. El diputado de Unidad Demócrata (UD), Tomás Monasterio, anunció –según recogía el diario «Página siete» el pasado viernes– que pedirá formalmente al Ministerio Público que la denuncia contra Evo Morales se amplíe contra el candidato Luis Arce, por complicidad y encubrimiento. Monasterio alega que «Luis Arce tenía conocimiento de que Evo Morales estaba con una menor de edad y no fue capaz de llevar adelante las denuncias ante las autoridades para poder procesar».

El diputado de Unidad Demócrata por Santa Cruz, Luis Felipe Dorado, pidió que «Luis Arce reconsidere su candidatura porque, según las fotografías que aparecen en redes sociales, el ahora candidato a la presidencia del MAS, sabía del delito de estupro y hasta podría ser cómplice del mismo», según recogía el diario «El Deber».

Por su parte, el cinco veces ministro de diferentes carteras en Bolivia y director del Interamerican Institute for Democracy, Carlos Sánchez Berzaín, declaró en @plomovision_24h que «Luis Arce, aparece en fotos con Evo Morales y la víctima, la señorita Meneses, porque es un propiciador de esa relación».

Las informaciones sobre estas graves acusaciones al dirigente que se ha convertido en referencia de la izquierda populista internacional y de manera específica de Podemos
en España, han sido contestadas con el silencio por parte del acusado, quizá por la cantidad de pruebas que hay en su contra. Un editorial del diario «El Deber» del pasado viernes señala que «Evo Morales, que constantemente se refiere a Bolivia, ahora guarda silencio ante las acusaciones que surgen desde hace varios días por estupro y trata y tráfico, por mantener una relación sentimental con una menor de edad». Ni siquiera un apunte en su cuenta de Twitter, pese a que tiene ahí más de un millón de seguidores.

Entre «Narcos» y «La fiesta del Chivo»
La realidad es que nadie sabe exactamente cuántos hijo tiene Evo Morales. Hay casos en los que ha tenido que reconocer descendencia por mandato judicial. Pero hay muchos otros casos supuestos y en las próximas horas pueden conocerse nuevos nombre de madres de hijos del ex presidente. Con Morales se está dando un «factor Harvey Weinstein». Primero lo decía una y nadie la creía; después fueron tres y tampoco las creían, pero se prestaba atención. Cuando ya fueron diez era imposible ignorar el asunto.

En el caso de su pareja Noemí Meneses, la joven nació en abril de 2017. En Bolivia el delito de estupro se comete con menores de 17 años, por lo que la relación sería ajena a ese delito desde abril de 2018. Meneses dice que el expresidente y ella llevan juntos cinco años.

Desde el entorno del Morales se está intentando justificar en los medios internacionales que hay una cierta costumbre en las comunidades indígenas de ofrecer a las menores al jefe. Algo que es absolutamente falso. Eso es lo que hacían los ministros del dictador Trujillo en la República Dominicana, como bien se recoge en «La fiesta del Chivo» de Vargas Llosa. Pero no en las comunidades bolivianas. Una vez más, Morales intenta revestirse de un falso indigenismo. Como cuando promovía su reelección. En esa comunidades jamas hay reelección. La jefatura pasa de unos a otros. Él cambio sí es cocalero y ahí tiene concomitancias con otro personaje real de enorme impacto cinematográfico en la serie «Narcos»: Pablo Escobar. Al colombiano sus secuaces le ofrecían sus hijas y sus novias.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Mundo