Mundo

La policía asegura que Jacob Blake se resistió a ser detenido

La policía ha dado finalmente su versión sobre el intento de arresto de Jacob Blake, el joven de 29 años de raza negra que hace dos domingos recibió siete disparos a bocajarro en la espalda y se encuentra ingresado en estado grave, un incidente que ha reavivado la protesta racial en EE.UU.

Según un detallado informe del sindicato policial de la localidad de Kenosha, de 100.000 habitantes y a medio camino entre Milwaukee y Chicago, Blake tenía una orden de alejamiento por una denuncia por agresión sexual. Los agentes fueron llamados a personarse en el lugar porque Blake violó esa orden de alejamiento.

Una llamada al teléfono de urgencias el 23 de agosto alertó de la presencia de Blake ante la casa de la víctima. Los agentes se presentaron y vieron a Blake junto a un coche, con sus tres hijos de 3, 5 y 8 años, en el asiento trasero. La denunciante se quejaba de que Blake quería robarle el coche.

«Suelta el cuchillo»
Los agentes aseguran que pidieron repetidamente a Blake que se entregara, pero él no hizo caso, zafándose varias veces. También dicen que Blake tenía un cuchillo en la mano, aunque este no se ve claramente en los vídeos del incidente que circulan en redes sociales. Sí que se oye en algunos de estos a los agentes decir «suelta el cuchillo» varias veces.

En un momento, los agentes emplearon un taser, o pistola paralizante, pero Blake no quedó inmóvil y siguió a lo suyo. Un agente llegó a agarrarle de la camiseta que llevaba, intentando sin éxito que se detuviera. Cuando finalmente Blake abrió la puerta del coche, el agente Rusten Sheshkey disparó siete veces. Blake se desplomó y llegó después al hospital en estado grave. Junto a él en el coche había un cuchillo, siempre según la versión policial.

Según el informe, firmado por el abogado de los policías, Brendan Matthews, «por la incapacidad de lograr que cumpliera y reducirle después de emplear medios verbales y no letales, los agentes mostraron sus armas de fuego, y aun así, después de la advertencia del uso de las armas de fuego, el señor Blake ignoró las órdenes».

Según una denuncia cuya existencia reveló el diario «The New York Post», Blake allanó hace unos meses la residencia de su víctima, que era su exnovia y madre de sus tres hijos. Asegura la denuncia que la violó y huyó, llevándose las llaves de su casa. Ante los cargos presentados por la fiscalía, incluido el de agresión sexual, había una orden de arresto y otra de alejamiento en su contra, que violó al presentarse de nuevo en casa de la víctima.

El tiroteo contra Blake ha provocado protestas no sólo en ese estado, Wisconsin, sino en todo el país. En una manifestación de repudio del racismo que tuvo lugar en Washington el viernes participó el padre de Blake, que denunció la supuesta brutalidad policial en este caso. En los disturbios posteriores a este incidente en la ciudad de Kenosha han muerto ya dos personas, también por arma de fuego.
Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Mundo