Mundo

La UE cierra un acuerdo político sobre el presupuesto 2021-2027

El puzzle que conforman el nuevo marco financiero plurianual de la UE para el período 2021-2027, de casi 1,1 billones de euros, y el fondo de recuperación, de 750.000 millones, empieza a completarse. Tras el acuerdo político cerrado la semana pasada entorno al nuevo mecanismo para bloquear los fondos a los países que socaven el estado de derecho, los negociadores del Parlamento Europeo y del Consejo han conseguido salvar este martes otro de los principales escollos al llegar a un acuerdo sobre el nuevo presupuesto que acerca la activación del plan de reconstrucción.

“Las negociaciones con el Parlamento han tomado tiempo, pero finalmente lo hemos logrado. Se trata de un acuerdo bien equilibrado, que aborda las cuestiones planteadas por el Parlamento respetando las orientaciones recibidas del Consejo Europeo en julio”, ha celebrado el embajador alemán ante la UE, Michael Clauss, sobre el pacto que tiene todavía que ser ser ratificado por ambas instituciones. Encontrar el equilibrio aceptable para ambas partes no ha sido tarea fácil y ha requerido de una docena de rondas negociadoras plagadas de mucha tensión. 

La negativa de la presidencia rotatoria alemana de la UE, que negocia en nombre de los Veintisiete gobiernos de la UE, a destinar más dinero a los programas de gasto que la Eurocámara ve imprescindibles, había puesto las negociaciones muy cuesta arriba e incluso al borde de la ruptura. Finalmente, los eurodiputados han logrado arrancar compromisos importantes para salvar el pacto. Habrá 16.000 millones adicionales para los programas más emblemáticos de la UE en materia digital, transición verde, educación o sanidad: 4.000 millones para Horizon, 3.400 millones para sanidad o 2.200 millones para Erasmus+ entre otros. 

Se mantiene el techo de gasto

El grueso de los nuevos fondos, 12.500 millones será “dinero fresco” que procederá de las multas impuestas por la Comisión Europea a empresas por sus prácticas anticompetitivas. Un montante que habitualmente regresa a las arcas nacionales y que a partir de ahora seguirá en el presupuesto para reorientarse a los programas europeos. Otros 2.500 millones procederán de la reorientación de fondos con lo que no se tocará el techo de gasto, tal y como habían exigido los líderes de los Veintisiete.

El acuerdo también garantiza una mayor flexibilidad ante necesidades imprevistas, mayor participación de la Eurocámara en la supervisión del fondo de recuperación, mayor ambición en materia de biodiversidad, clima y género así como el compromiso a crear una hoja de ruta para la introducción de nuevos recursos propios con los que pagar la deuda que emitirá la Comisión Europea para financiar la reconstrucción y evitar que sean los contribuyentes quienes asuman el coste.

“El pago de la deuda va a ser como el Consejo deseaba pero hemos protegido el futuro. Tenemos una declaración común de las instituciones que dice que el nivel de los recursos propios debe ser suficiente para pagar la deuda con el objetivo de no reducir los programas”, ha explicado el eurodiputado portugués José Manuel Fernandes. Los planes incluyen la creación de un impuesto al carbono en frontera, una tasa digital y una tasa a las transacciones financieras que Bruselas presentará en 2024 con el objetivo de que entre en vigor en 2026.

Amenaza de veto de Hungría 

El marco financiero plurianual era uno de los grandes escollos de la negociación pero no el único y el acuerdo de este martes no es el final del camino. Antes del aprobado definitivo quedan varias etapas por cubrir y se auguran complicadas por la amenaza de veto de Hungría, que todavía podría llevar a pique el acuerdo. Tanto Budapest como Varsovia se oponen radicalmente al instrumento que condiciona las ayudas europeas al estado de derecho y han amenazado con bloquear el paquete. Algo que está en su mano dado que, tanto el presupuesto de la UE como la decisión que debe permitir a Bruselas endeudarse, deben ser aprobadas por unanimidad

“Europa se ha visto gravemente afectada por la segunda ola de la pandemia de coronavirus. Necesitamos urgentemente que el fondo de recuperación esté en funcionamiento para amortiguar las nefastas consecuencias económicas de la pandemia”, ha recordado Clauss. “Espero que todos comprendan la urgencia de la situación y ayuden ahora a allanar el camino para la rápida ejecución del presupuesto de la UE y el paquete de recuperación; nadie necesita nuevos obstáculos y más retrasos”, ha añadido sin mencionar específicamente a Hungría o Polonia.  

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Mundo