Mundo

La victoria de Biden deja a Johnson sin su gran aliado en el ‘brexit’

La victoria de Joe Biden aumenta el aislamiento internacional del Reino Unido. La afinidad entre Donald Trump y Boris Johnson, sus vínculos estrechos y la admiración que se profesan, no es un secreto. Ambos se entienden bien y echan mano de mañas populistas similares.

El presidente estadounidense se ha referido a Johnson como “Britain Trump” (el Trump de Gran Bretaña). Johnson ha elogiado las tácticas destructivas con las que negocia Trump. Estaba claro por quién apostaba Londres en esta elección y la victoria de Biden deja a Johnson abandonado en la esfera internacional, sin su principal padrino. El nuevo presidente demócrata no tiene en gran consideración a un primer ministro que considera “un clon físico y emocional”, de Trump. 

El tratado comercial en el aire

El nerviosismo en Downing Street está justificado. Johnson ha perdido a su más poderoso aliado para reactivar la economía del Reino Unido tras el ‘brexit’. A menos de dos meses de la salida, la prioridad mayúscula del Gobierno conservador es la relación con Washington. Desde hace meses los británicos estaban negociando con la Administración de Trump el futuro acuerdo comercial entre los dos países.  A Londres le urge culminar ese tratado en abril, de modo que sea aprobado por el Congreso estadounidense antes de julio, cuando expira la actual legislación, que permite una rápida ratificación.

La llegada de Biden complica esa carrera contrareloj. Será necesario el nombramiento de un nuevo equipo negociador estadounidense, con diferentes planteamientos y exigencias. Funcionarios británicos trabajan ya en una versión del acuerdo ‘Bidenizada’, se dice, reforzando los compromisos sobre la protección de los trabajadores y del medio ambiente, asuntos que a Trump le importaban un comino.

Johnson tiene prisa, pero Biden no tanta. Es más que dudoso que su prioridad después de tomar posesión sea firmar en solo cuatro meses el acuerdo comercial con el Reino Unido. Sus urgencias más inmediatas son otras y en esto sí, al igual que Trump, barrerá para casa, aunque en su caso, sin simpatía o deferencia alguna hacia Johnson. “No voy a firmar ningún nuevo acuerdo hasta que hagamos inversiones de envergadura, en nuestros trabajadores y en infraestructuras”, ha declarado en un pasado reciente.

En desacuerdo con el brexit

El relevo en la Casa Blanca pilla al Reino Unido en una posición muy débil para negociar, luchando contra la crisis del coronavirus y enfangados en negociaciones sin un futuro acuerdo a la vista con la Unión Europea. Johnson no puede ofrecer certeza alguna de lo que va a ocurrir a partir del 31 de diciembre. A Washington le preocupa la falta de acuerdos claros con la UE, no sólo comerciales, sino también en seguridad, inteligencia y política exterior. Biden se ha mostrado siempre en desacuerdo con el ‘brexit’, mientras que los ‘brexiters’ se han identificado con Trump.

El nuevo presidente se siente además muy orgulloso de sus raíces irlandesas y velará por el futuro de la isla.  “No podemos dejar que el Acuerdo de Viernes Santo, que trajo la paz a Irlanda del Norte sea la víctima del ‘brexit'”, ha advertido. “El pacto comercial entre USA y UK (United Kingdom) dependerá del respeto al Acuerdo (de Viernes Santo) y de prevenir el retorno de una frontera formal”.

Johnson, según el exministro de Finanzas conservador, George Osborne, tiene por delante un gran desafío. “No creo que Joe Biden vaya a ser especialmente caluroso con este Gobierno británico. Van a tener que trabajar muy duro para que eso cambie”.  

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Mundo