Economía

Las ventas minoristas pierden brío en julio y caen un 3,7% anual

La recuperación de las ventas minoristas perdió brío en el mes de julio. Eso se puede concluir de los datos que ha hecho públicos esta mañana el INE, de acuerdo con los que el incremento quedó limitado a un 1,1% el mes pasado, después de que en mayo el índice del comercio al por menor rebotara un 19,4% y en junio creciera otro 17,7% en tasas mensuales. Esas sendas recuperaciones seguían a los peores meses del confinamiento económico, marzo y abril, cuando las ventas retrocedieron un 15,7% y un 17,7%.

El mes de julio fue en el que ya íntegramente se vivió en la llamada «nueva normalidad», después de que se levantara el estado de alarma el 21 de junio. Durante ese mes, por establecimientos de distribución, las pequeñas cadenas y las empresas unilocalizadas mostraron un mayor dinamismo, con crecimientos de un 3,1% y un 2,8% en julio con respecto a un mes antes. Sin embargo, las ventas en grandes cadenas cayeron un 1,2% intermensual y las de las grandes superficies retrocedieron un 0,9%.

En cuanto al tipo de productos, las ventas de productos de alimentación crecieron un 1,8%, mientras que las de equipo personal (calzado y vestido, fundamentalmente) registraron un aumento del 1,2%. En cambio, el equipamiento de hogar, que se había comportado muy bien durante los meses anteriores, debido a la mayor permanencia de las personas en sus casas, registró un retroceso del 3,8% en sus ventas.

También es muy destacable que las ventas en estaciones de servicio registraran un incremento del 16,9% en julio con respecto a junio, algo que se puede atribuir a la libertad de movimientos tras el levantamiento del estado de alarma, así como al hecho de que julio es un mes vacacional.

El impulso registrado por las estaciones de servicio fue tal que, sin su aportación, el cambio intermensual en el conjunto de las ventas minoristas hubiera sido negativo: la caída habría sido de un 0,2%.

Con este comportamiento del mes de julio, las ventas minoristas se encuentran aún por debajo de los registros de hace doce meses. En concreto, el comercio al por menor el mes pasado se colocó un 3,7% por debajo de los niveles del año pasado. Éste es un dato peor que el registrado en junio, cuando registraba una caída interanual del 3,3%.

Por modos de distribución, únicamente las grandes cadenas aumentan sus ventas en comparación con julio de 2019 y, en concreto, lo hacen en un 0,2%. Las ventas de las pequeñas cadenas se situaron el mes pasado un 11,4% por debajo de las mismas fechas del ejercicio anterior, mientras que las de las empresas unilocalizadas bajan a un ritmo interanual del 3,7%. Caen también las ventas de las grandes superficies: un 3%.

Por tipos de productos, las ventas de equipación para el hogar fueron un 6,8% superiores a las registrados hace un año. Pero en el resto de bienes, hay caídas generalizadas, que alcanzan el 22% en el caso del equipo personal y se limitan al 1,7% en el caso de la alimentación.

En el caso de las estaciones de servicio, si bien en julio registraron una fuerte recuperación con respecto a las cifras del mes previo, en comparación interanual la foto no es tan positiva, puesto que sufrieron un retroceso del 10,1%. Ello se atribuye al mantenimiento del teletrabajo en las empresas y al descenso del turismo: por esas dos razones que esgrime el INE estas ventas no alcanzaron los niveles de hace un año.

La entrada en la nueva normalidad se dejó sentir en el comercio electrónico: bajó un 25,7% en julio con respecto al mes anterior, aunque en tasa anual aún crece a ritmos que rozan el 20%.

De media, en los siete primeros meses del año, las ventas minoristas bajan un 9,5% en tasa interanual. Y de ese descenso sólo se salvan la alimentación, que sube un 1,1%, y, por modos de distribución, las grandes cadenas (1,8%).

La debilidad del turismo fue perceptible en la evolución de las ventas en las comunidades autónomas más dependientes de esta actividad: de este modo, el comercio al por menor fue en Baleares un 14,8% inferior al de julio de 2019, mientras que la caída en Canarias fue de un 13,2%. Pero también hay autonomías en las que las ventas fueron en julio de este año superiores a las registradas en el mismo mes del año anterior: Asturias (2,3%), País Vasco y La Rioja (1,9%), así como en Castilla-La Mancha (0,8%) y en Galicia (0,5%).

El empleo creció en el sector un 0,9% en tasa intermensual, pero en tasa anual baja un 3,6%. Y esta última caída es más severa en Baleares (-11,4%) y en Canarías (-5,8%).

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Economía