Política

Lasquetty: “Catalunya no crece porque los impuestos muy altos conducen al estancamiento”

Javier Fernández-Lasquetty (Madrid, 1966) se considera un amante del dogma liberal y pudo trasladar su pensamiento económico a la sanidad madrileña entre 2010 y 2014 como consejero. Antes había ocupado la cartera de Inmigración (2007-2010) y ahora lleva la de Hacienda y  Función Pública. Inevitable empezar a hablar sobre el covid.

–España está sufriendo un grave repunte de contagios. ¿Qué cree que se ha hecho mal?

–Ha faltado acción y humildad por parte del Gobierno de la nación. Demasiada puesta en escena pero, en realidad, poca acción. Debería haber habido una estrategia nacional como en otros países. Además, debería haber habido una herramienta tecnológica que ayude o sustituya en parte al rastreo manual. Se ha hecho demasiado tarde.

–El 15% de las camas de los hospitales de Madrid están ya con enfermos de covid mientras que la media de España es del 7% [cifras del lunes]. ¿En qué está fallando el Gobierno regional?

–Debemos mejorar y estamos mejorando. Pero no nos olvidemos que Madrid es la región en la que la población está más concentrada y hay más circulación de personas. Y eso hace que tenga sus consecuencias. De las 17 comunidades, en estos dos últimos meses, es la 15ª si lo que miramos es el número de fallecidos por 100.000 habitantes.

–El Observatorio Madrileño de la Salud y partidos como Más Madrid han denunciado estos años que su Ejecutivo ha reducido el número de camas por el proceso de privatización que el PP inició hace más de 10 años.

–El Observatorio es la extrema izquierda sanitaria dividida en asociaciones. Creo en una sociedad pluralista y me parece muy bien que lo sean. En todo caso, el número de camas no es el mejor indicador sobre la capacidad de atención de un sistema sanitario, porque hace 15 años una operación de cataratas significaba quedarse tres días en el hospital y ahora significa salir en dos horas. El número de camas, por otra parte, se mantiene prácticamente igual. Miremos, en cambio, que el de profesionales, médicos y enfermeras ha crecido. Madrid, antes de covid, estaba gastando 1.000 millones de euros más en sanidad que hace 10 años. Ha crecido 100 millones de euros al año. Madrid ha demostrado estar bien. Llegamos a tener 1.700 personas a principios de abril o finales de marzo en camas de cuidados críticos y aún quedaba una holgura de algunas camas porque no nos vimos nunca en el tope máximo.

–En estos 10 años ha crecido la población. Además, estamos viendo que la atención primaria es deficiente y los resultados de las PCR tardan demasiado en llegar. Puede que esos 100 millones no sean suficientes.

–En estos momentos hay casi 600 médicos que no están en los centros de salud porque tienen más de 60 años, son de riesgo y se están sustituyendo. Y hay un 15% de absentismo laboral en atención primaria, dos veces más el año pasado. Una parte será motivada por el covid, por cuarentenas o cosas similares; no estoy diciendo nada más que la realidad que tenemos. Además hay una escasez terrible de personal sanitario porque en España se planifica de manera centralizada que menos personas estudien Medicina y Enfermería.

–Usted dimitió cuando el Tribunal Superior de Justicia de Madrid tumbó una parte del proceso de privatización que propuso como consejero de Sanidad. ¿Cree que el plan general de privatización que aplicó Esperanza Aguirre está siendo positivo?

–Yo dimití cuando un tribunal, cautelarmente, me dijo que no podía continuar haciendo lo que yo pensaba que había que hacer y no regresé cuando, un año y medio después, el Constitucional dijo que era completamente legal lo que quería hacer. Yo sería muy poco de fiar si ahora  dijera que no sigo creyendo lo mismo que hace cinco año. Lo importante es que a las personas les atiendan bien, que les atiendan sin más coste que sus impuestos y con el máximo nivel de calidad y rapidez.

–¿La parte que le toca a Madrid de los 16.000 millones del fondo no reembolsable para el covid es suficiente? Usted calcula que el impacto de la pandemia en las cuentas es de 3.400 millones de euros.

–Para este año 2020 creemos que lo va cubrir todo o casi. Pero nuestra preocupación y la de todas las comunidades es el 2021. El coronavirus va a seguir teniendo un impacto directo alto e indirecto muy alto y para ese ejercicio necesitamos también que haya de nuevo lo mismo. O un fondo del Estado que lo distribuya por las comunidades o que nos autorice a mayor endeudamiento y un nivel de déficit mayor.

–Cara a la reunión del Congreso de Política Fiscal y Financiera, ¿cree que va a haber barra libre en cuanto a la deuda?

–Creo que lo que tiene que haber es un planteamiento realista, porque el año que viene va  a haber un gasto grande, ingresos más bajos, y que sea igual para todos. Que no haya objetivos asimétricos. En ese sentido, el anuncio de que el País Vasco puede tenerlo del 2,6% del PIB es empezar por el peor camino.

–¿Ha calculado qué parte de los 140.000 millones de los fondos europeos llegará a Madrid?

–Para ese reparto entre los países de la Unión Europea se han aplicado unos criterios. Eso mismo nos gustaría que funcione aquí. Población, impacto en el PIB y paro. Pueden ser. Lo que queremos es que haya criterios. No que Pedro Sánchez e Iván Redondo, con unos cuantos, decidan lo que les gusta y lo que no les gusta. Eso se parecería demasiado al plan E de Zapatero, pero multiplicado por 10.

–El ‘sorpasso’ de Madrid a Catalunya en PIB, ¿es coyuntural o estructural?

–Se debe claramente a las políticas aplicadas en una y otra comunidad en los últimos 25 años. No es por ser capital, porque lo es desde el siglo XVI, ni porque el Estado esté aquí, porque ya lo estaba en el año 80. Madrid representaba el 14% del PIB y Catalunya, el 19%.  En 2020, Catalunya sigue igual, no ha crecido nada, y Madrid ha llegado al 19,3%. Respeto mucho las políticas de Catalunya y que hagan lo que creen que deban hacer, pero esas políticas de gasto público muy alto, de intervencionismo muy alto y de impuestos muy altos conducen al estancamiento. En Catalunya o en cualquier lugar del mundo, porque se han aplicado en todos los países europeos a lo largo de los últimos 50 años. Provocan estancamiento si no recesión.

–¿Qué responde a los que acusan a Madrid de competencia desleal y dumping fiscal?

–Desleal no es, tenemos las mismas reglas, los mismos impuestos, la misma capacidad de subirlos o bajarlos. Caso aparte son el País Vasco y Navarra. No es dumping, es una excusa para tratar de impedir que se note que las políticas liberales funcionan mejor que las socialistas.

–¿Mantiene su compromiso electoral de bajar los impuestos?

–En los tres años próximos bajaremos medio punto el impuesto de la renta, pero no puedo decirle en qué momento.

–¿Va a alterar el equilibrio de poder territorial la fusión Caixabank y Bankia?

— Yo, como gobernante, no debo inmiscuirme. Solo deseo que funcionen las cosas muy bien y que la resultante sea una empresa muy competitiva.

–¿Debe mantener el Estado la cuota de la participación pública?

— Me parece una excelente noticia si tiene menos presencia y, ojalá lo antes posible, deje de tener presencia de ninguna clase.

–La Generalitat reclama para Barcelona la sede de Caixabank. ¿Reclama usted que la sede de Bankia vuelva a Madrid?

–Pere Aragonés es nacionalista y yo no.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Política