Economía

Los alquileres y el ingreso mínimo vital, últimos escollos de los Presupuestos

Los Presupuestos Generales del Estado, a 24 horas del consejo de ministros en que está previsto que se aprueben, no están cerrados. Y desde el PNV, su portavoz en el Congreso de los Diputados, Aitor Esteban, afirma que podrían no aprobarse mañana por las discrepancias que persisten en el seno de la coalición de gobierno. De no solventarse las diferencias entre el PSOE y Unidas Podemos, la aprobación de las cuentas públicas por parte del ejecutivo podría retrasarse hasta el viernes, cuando se celebraría un consejo de ministros extraordinario, un escenario que no hay que descartar.

En todo caso, desde Hacienda insisten en que se cumplirá con el objetivo de llevar mañana al consejo de ministros los detalles presupuestarios para 2021 para, de esta manera, cumplir la hoja de ruta de la titular de ese departamento, María Jesús Montero, que se comprometió a que la tramitación parlamentaria se iniciaría durante este mes de octubre, para que estén aprobados ya en el mes de enero de 2021. Ello no evitará que las cuentas de Cristóbal Montoro se prorroguen de nuevo, aunque en esta ocasión sea por apenas unos días o semanas.

A estas horas del lunes, Unidas Podemos y el PSOE siguen negociando los últimos flecos, que se han convertido en escollos, del proyecto de cuentas públicas para el año que viene. La formación morada exige, para dar su parabién a los presupuestos, la regulación de los alquileres y que se acepten enmiendas en la gestión del ingreso mínimo vital.

Si el vicepresidente Pablo Iglesias se comprometió hace diez días ante los sindicatos de inquilinos a sacar adelante la regulación de los precios de los alquileres, este fin de semana, el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, manifestó que la limitación de los arrendamientos se llevará a cabo «en el momento en el que el país pueda encajarla». Además, Hacienda también prefiere aplazar la regulación de los precios de los alquileres a la entrada en vigor de la nueva ley de vivienda que ultima el departamento de Ábalos, y que podría aprobarse a mediados del año que viene.

En cuanto al ingreso mínimo vital, si bien desde el departamento de Iglesias se quieren incluir enmiendas para mejorar el alcance de la prestación, desde Inclusión desvinculan la negociación presupuestaria de la introducción de enmiendas a la renta mínima, que vio la luz a mediados de este año.

Aunque sí se habria incluido en los Presupuestos el incremento del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), que se usa como referencia para calcular muchas ayudas sociales y que lleva años congelado.

El hecho de que la regulación de los alquileres y el ingreso mínimo vital se hayan convertido en los principales escollos de la negociación, implica que las discrepancias fiscales han logrado solventarse. En este sentido, Aitor Esteban ha afirmado que algunas cuestiones del ámbito impositivo «se han corregido o reconducido». Este fin de semana, el titular de Transportes, José Luis Ábalos, afirmaba que, al igual que la regulación de los alquileres, las subidas impositivas previstas en el acuerdo de la coalición tendrían lugar una vez superada la crisis. Si bien desde el departamento de Pablo Iglesias han venido insistiendo en los últimos meses de que alguna medida tributaria habría que tomar inmediatamente para lanzar el mensaje de que el Gobierno busca mejorar la progresividad del sistema fiscal español. Unidas Podemos se ha podido agarrar a diversos informes que han publicado el FMI o la OCDE a favor de incrementar la fiscalidad de las grandes fortunas o de las grandes empresas con beneficios.

Los tributos que sí está claro que se incluirán en la partida de ingresos de las cuentas de 2021 serán las tasas Tobin y Google, el impuesto a los envases de plástico de un solo uso, además del incremento del IVA hasta el 21% a las bebidas azucaradas. Pero se terminó descartando la implantación de ese mismo tipo de IVA a la educación y a la sanidad privada.

Además, se cuenta con que se reducirán los incentivos fiscales en el IRPF a planes de pensiones privados, para a cambio favorecer los planes de empresa.

Otro elemento que invita a pensar que todo está preparado para que los presupuestos se puedan aprobar mañana en consejo de ministros es el hecho de que esta tarde está convocada la preceptiva reunión con los sindicatos del sector público para comunicarles la subida salarial prevista para 2021, que rondaría el 0,9%, así como la oferta de empleo estatal.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Economía