Mundo

Los demócratas ven alejarse el Senado

La sorpresiva resistencia electoral del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha llegado también al Congreso donde. A falta todavía de conocerse los resultados finales, los republicanos parecen haber salvado el Senado, que se renovaba en una tecerca parte,  y reducido su desventaja en la Cámara Baja, con todos los escaños en juego. Con el escrutinio aún en marcha, las encuestas que en las últimas semanas daban a los demócratas el control total del Congreso, manteniendo la Cámara Baja y recuperando el Senado seis años después, parecen haber estado tan equivocadas como las que vaticinaban la cómoda mayoría de Joe Biden en la presidencia. 

El control republicano del Senado permitirá a este partido seguir apoyando a Trump en el caso de que este llegue a la presidencia o bloquear las iniciativas que promueva Biden, en caso de que sea el demócrata quien ocupe la Casa Blanca. 

El líder de los republicanos en la Cámara Alta, Mitch McConnell, fue de los primeros en revalidar con holgada ventaja en su puesto. A McConnell le siguieron Lindsey Graham en Carolina del Sur o John Cornyn en Tejas y otros nombres destacados.  Por otro lado, los demócratas sí lograron ganar con el astronauta retirado Mark Kelly el antiguo puesto del difunto John McCain en Arizona y con el exgobernador John Hickenlooper, uno en Colorado.

A la hora del cierre de esta edición,  el escrutinio indicaba un empate a 47 senadores  en la Cámara Alta, con seis escaños todavía por asignar. Pero los demócratas iban por detrás en todos los cómputos.

Los demócratas sí retendrán el control de la Cámara de Representantes y su líder, Nancy Pelosi, repetirá como la tercera autoridad del país. A falta de 218 escaños por asignar, las proyecciones indican que los demócratas ganaron 195 escaños y los republicanos se quedarán con 185.

Los demócratas aspiraban a ganar hasta 15 escaños más, pero les será difícil mantener su actual margen de 232 a 197, pese a las millonarias campañas en las que se enfrascaron los meses previos a las elecciones.

Como congresista republicana hace su entrada en la Cámara de Representantes por el estado de Georgia Marjorie Taylor Greene, representante del movimiento ultraderechista y conspiranoico QAnon. Tauylor Green cuenta con el apoyo sin fisuras de Trump, que la ha calificado de “futura estrella republicana”.

Amenaza terrorista

Taylor Greene cree que hay una “invasión islámica en el Gobierno”, que los negros son “esclavos” de los demócratas o que el ataque en una marcha supremacista en Charlottesville en el 2017 fue una operación de las “élites” del “estado profundo”. El propio FBI ha advertido que esa teoría puede derivar en una amenaza de terrorismo doméstico. De hecho, algunos actos de violencia con arma de fuego ha sido vinculado a este movimiento.

Aunque después dijo distanciarse de la QAnon, la ahora congresista no ha criticado el movimiento que ayudó a promover y ha colgado vídeos provocativos en sus redes sociales posando con armas y llamando a destruir el socialismo.

La victoria de Taylor Greene es también una victoria de los grupúsculos supremacistas nacidos en las alcantarillas de Internet, que a finales del 2017 impulsaron esa teoría. De chats como 4chan y 8chan, donde proliferan esas redes ultraconservadoras y neonazis, saltó a Facebook y a otras redes sociales, y de la mano de Trump llegó a convertirse en todo un fenómeno en EEUU. La pandemia del covid-19 ha sido la ocasión ideal para que esa paranoia también se propague ahora en Europa.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Mundo