Economía

Los salarios comenzaron ya a contenerse antes de la pandemia

Los salarios siguieron creciendo en 2019, pero menos que un año atrás. Al igual que sucedió con el empleo y la economía, las remuneraciones también sufrieron el año pasado una desaceleración que nada tiene que ver con la actual crisis, que por aquel entonces nadie podía imaginar. Así, antes incluso de que estallara la pandemia, los salarios ya comenzaron a contener su subida hasta el 1,9%, frente al 2,9% de un año atrás.

Aún así, el salario medio de los trabajadores españoles roza ya los 2.000 euros al situarse por primera vez en la historia en los 1.982,3 euros brutos al mes en 2019 (aunque repartidos en 12 pagas), lo que supone un aumento mensual de 37,9 euros, según recoge la encuesta sobre el decil de salarios del empleo principal que ayer publicó el INE con datos de la EPA.

Se trata ésta de una subida inferior incluso a la mínima que pactaron los sindicatos y patronal para el periodo 2018-2020, cuando recomendaron incrementos en el entorno del 2% más un punto adicional en función de los resultados de las empresas y su productividad, entre otros factores. Pese a ello, los trabajadores consiguieron ganar poder adquisitivo por segundo año consecutivo, más de un punto incluso, ya que la inflación cerró en 2019 en el 0,8%.

En la última década las remuneraciones se han elevado de media casi 170 euros al mes. Y es que los salarios llevan creciendo de forma ininterrumpida desde que se inició la serie, en 2006, con la única excepción del año 2016, aunque en su mayor parte con pequeños incrementos, salvo el fuerte empujón que experimentaron en 2018.

La subida este año ha sido mayor para el salario mediano, que se impulsó un 2,5% hasta los 1.684,3 euros brutos al mes. Esto significa que el mercado laboral español se divide en dos mitades: los que ganan más de 1.684 euros al mes, que son más de 8,3 millones de trabajadores, y los que ganan menos de esta cantidad, otros 8,3 millones. Por primera vez en la historia el salario mediano sobrepasa de largo la barrera de los 20.000 euros brutos anuales y se sitúa en los 20.211 euros, 500 euros más que en 2018.

Un tercio son mileuristas

Pero muy lejos de estas ganancias se sitúan casi un tercio de los españoles, que a duras penas llegan a ‘mileuristas’, según se desprende de este estudio. Así, un 30% de los trabajadores, casi cinco millones, cobraron menos de 1.324,2 euros brutos mensuales en 2019, lo que supone menos de 1.000 euros netos al mes una vez descontados los impuestos y si se reparte en 14 pagas. Además, 3,3 millones de estos ocupados, lo que representa uno de cada cinco de los 16,6 millones, ganó menos de 1.116,78 euros brutos al mes, lo que supone que o ingresó poco más que el salario mínimo actual (950 euros al mes) o incluso menos.

Por el contrario, otro 30% de los asalariados ganó más de 2.221,2 euros brutos al mes, mientras que el grupo más numeroso, constituido por el 40% de empleados (6,66 millones de personas), es el que tiene una remuneración bruta al mes que oscila entre los 1.324,2 y los 2.221,2 euros.

La brecha de género se reduce

Las mujeres, los jóvenes, las personas con un menor nivel de formación, los trabajadores con un contrato temporal y menor antigüedad en la empresa son aquellos que presentan los salarios más bajos. Especialmente relevante es la denominada ‘brecha de género’, aunque cabe destacar que el año pasado se redujo considerablemente después de dos años de aumento. Aún así, se sitúa ahora en el 22,5% tras elevarse fuertemente el salario medio de las mujeres en el último año hasta los 1.773 euros brutos al mes, 400 euros menos que lo que reciben los hombres, que superan los 2.173 euros.

El Instituto de Estadística justifica esta evidente desigualdad en que «las mujeres trabajan a tiempo parcial, con contratos temporales y en ramas de actividad menos remuneradas en mayor proporción que los hombres».

Efectivamente, más elevada que la brecha de género es la que existe entre trabajadores con contratos temporales frente a los indefinidos. Así, si el sueldo medio de estos últimos se situó en los 2.162 euros en 2019, el de los empleados eventuales se reduce hasta los 1.479 de media, lo que supone una diferencia del 46%, 683 euros menos al mes.

La gran brecha

Pero la mayor brecha de todas es la que se da entre los trabajadores del sector público y del privado: prácticamente 1.000 euros al mes los separan. Así, los funcionarios ganaron de media 2.760 euros brutos al mes, mientras que los empleados de una empresa privada recibieron 1.796 euros, una diferencia de más del 53%.

Esto se debe, además de por el tipo de ocupación desempeñada, a que en el sector público hay un mayor peso de personas con estudios superiores que en el privado, una menor proporción de empleo a tiempo parcial, así como una mayor antigüedad entre sus trabajadores, aspectos todos que contribuyen poderosamente a tener mejores remuneraciones.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Economía