Mundo

Macron estudia más restricciones con un confinamiento en el horizonte

Francia se prepara a tomar “decisiones difíciles” para contener la progresión de la epidemia de covid-19 en el país, mientras que epidemiólogos reclaman medidas más estrictas para frenar la curva de contagios. El presidente francés, Emmanuel Macron, ha convocado este martes un Consejo de Defensa para preparar un endurecimiento de las restricciones que podrían llegar a alguna forma de confinamiento ante la amenaza de hospitales desbordados en las próximas semanas.

“Debemos prepararnos para decisiones difíciles”, ha advertido el ministro del Interior francés, Gérald Darmanin, en una entrevista con la radio France Inter, poco antes del inicio de una reunión de gabinete dedicada a la gestión de la crisis sanitaria.

“No sé exactamente cuáles serán estas decisiones”, dijo Darmanin, pero “en algún momento tendremos que tomar decisiones difíciles, como todos nuestros vecinos europeos”, señaló, refiriéndose a las nuevas medidas contempladas en Italia, España o República Checa.

Las dos terceras partes de los franceses, es decir 46 millones de personas, ya se encuentran sometidos a un toque de queda entre las 21.00 y las 06.00 horas, pero ante el imparable aumento de casos, el Ejecutivo prepara nuevas restricciones.

Las opciones sobre la mesa

Según recogen varios medios, el Gobierno francés contempla extender las horas del toque de queda, posiblemente acompañado de un confinamiento domiciliario de fin de semana, o bien ordenar confinamientos localizados en las regiones más afectadas, como la parisina.

El jefe del servicio de enfermedades infecciosas del hospital Tenon de París, Gilles Pialoux, es uno de los muchos médicos que estos últimos días se ha pronunciado por la vuelta a un confinamiento ante lo que ve que se viene encima.

“Hay que reconfinar el país y dejar de lado la economía porque eso se puede recuperar. Sin embargo, si se falla con una reanimación, eso no se puede recuperar”, ha señalado Pialoux en una entrevista al canal BFMTV, al que ha subrayado la “brutalidad” de esta segunda ola que está siendo “más precoz, más crítica y más fuerte” de lo que se había anticipado. Pialoux ha advertido también de que se van a tener que afrontar “semanas muy difíciles. Estamos en situación de guerra”.

Siete veces más ingresos

En los últimos siete días, han ingresado en los hospitales franceses 13.066 personas por coronavirus y, según las cifras comunicadas este lunes por la agencia de salud pública, actualmente están ingresadas 17.784, de las cuales 2.770 en las ucis.

Eso significa que hay siete veces más ingresados por covid-19 ahora que cuando Francia comenzó el confinamiento del 17 de marzo y cuatro veces más en las ucis. Durante ese confinamiento, en Francia se llegó en abril a un pico de 32.292 pacientes de coronavirus ingresados y de 7.148 en las unidades de cuidados intensivos.

Las autoridades sanitarias han incrementado en un 15 % las plazas de ucis que estaban disponibles habitualmente hasta 5.800, pero el problema es que para ir más lejos habría que sacar personal de otros servicios, que también están en tensión.

El ritmo del contagio

El principal problema es el ritmo de nuevos contagios, que la semana pasada se fue acelerando con récords sucesivos hasta los más de 52.000 casos en 24 horas comunicados el domingo. El lunes se notificaron 26.771 contagios, pero esa cifra está sesgada a la baja por el efecto del fin de semana

Según el Comité Científico que aconseja al Gobierno francés, los contagios reales rondan los 100.000 diarios y en esa situación las dos opciones que tiene el Ejecutivo son “un toque de queda mucho más masivo” con una extensión de los horarios y de la cobertura geográfica o un confinamiento general, pero “menos duro” que el que estuvo en vigor de marzo a mayo.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Mundo