Mundo

Martha Beatriz Roque, galardonada con el Premio Patmos a la Libertad Religiosa en Cuba

«Es un reconocimiento de los que se ha hecho durante años y, por consiguiente, un estímulo». Así cuenta a ABC Martha Beatriz Roque, economista de formación y figura histórica de la disidencia cubana, su satisfacción por haber sido la agraciada dela edición de 2020 del Premio Patmos a la Libertad Religiosa. Es la primera mujer en ser honrada con un galardón creado en 2014. Como subraya el pastor Mario Félix Lleonart, miembro del jurado, «el Premio Patmos por fin se dedica a alguien que siempre mereció recibirlo, mujer de fe que no ha hecho otra cosa en los pasados 31 años que ser consecuente a sus creencias, y en cuyo nombre encontramos un símbolo para rendir homenaje a todas las mujeres cubanas de fe, pero especialmente a aquellas que por no renunciar a dicha fe han sufrido martirios y prisiones». Se refiere Lleonart a las dos estancias carcelarias de Roque. La primera se produjo en julio de 1997 a raíz de la presentación del manifiesto «La Patria es de todos», que Roque impulsó junto a los también disidentes Félix Bonne Carcassés (fallecido en 2017), René Gómez Manzano y Vladimiro Roca Antúnez. Los cuatro abogaban no solo por una transición democrática, sino que planteaban un concepto inclusivo de patria incompatible con el relato del castrismo. Liberada en mayo de 2000, Roque volvió a ser detenida en 2003, cuando la dictadura desató la ola represiva conocida como «Primavera Negra», una de las más feroces que se recuerdan en 60 años de comunismo. Roque recibió una condena de veinte años de cárcel. A día de hoy esa pena sigue vigente, si bien goza de un régimen de libertad provisional, «licencia extrapenal» en la a jerga jurídica cubana.

Un calvario judicial que la disidente ha sobrellevado gracias a su fe. Preguntada por este diario, afirma que «ser cristiana es una manifestación en la vida diaria. No es un dicho, o una práctica de ir a la Iglesia: hay que ser cristiano a los ojos de todo el mundo. Algunas personas analizan cómo he atravesado los problemas de mi vida, dos prisiones y el hostigamiento del que he sido objeto. Yo le digo a algunos amigos que soy como Frankenstein; estoy averiada por todos lados de los golpes que me ha dado la dictadura, pero en mí Dios da un testimonio al mundo de lo que significa la fe». Y recuerda a las drogadictas con las que coincidió en prisión a las que prestaba su ejemplar de la Biblia para «que tuvieran algo de espiritualidad y tranquilidad», pues eran padecían estado de abstinencia.

Mucho más severa se muestra cuando aborda la situación actual de la disidencia cubana: «Está en uno de sus peores momentos. Peor que en años anteriores, más debilitada, como es lógico». Una debilidad que achaca, entre otros motivos, a la actitud de algunos exiliados y de otros que no han podido marcharse. «Hay que ser objetivos: en primer lugar, la disidencia estuvo formada por muchísimas personas que querían un tránsito, quería que estuvieran en un lugar donde al moverse, cayeran en Estados Unidos. Es una realidad que no debemos ocultar». «Lo que sucede», añade, «es que, al cerrarse todos los caminos que llevan a Roma, o mejor dicho, a Miami, pues estas personas han dejado de tener interés en estar dentro de la disidencia. Algunos se han retirado. Otros se mantienen, pero sin hacer lo que se hacía antes». Sin embargo, apunta a un halo de esperanza a través de nuevos grupos formados en su mayoría por jóvenes opositores. Señala en particular al «Movimiento San Isidro», de cuyos integrantes destaca la forma en que se comunican con el pueblo. Estos disidentes prefieren impartir consignas –a través de carteles- relacionadas con los problemas diarios de la gente, como la falta de productos alimentarios o farmacéuticos, antes que lanzar proclamas genéricas contra los Castro o llamamientos a favor de los Derechos Humanos. «Una suma de problemas que ayudan a que el pueblo comprenda mejor lo que está pasando dentro del país y las promesas incumplidas de la dictadura», asegura la galardonada
Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Mundo