Economía

Mas de 1,5 millones alemanes piden participar en el experimento de la renta básica

El llamado ‘Proyecto piloto para un ingreso básico’ en Alemania, una iniciativa independiente para abonar a 120 «voluntarios» un ingreso mensual de 1.200 euros durante tres años sin condiciones y libre de cargas, ha desbordado todas las previsiones, según anunciaron este lunes sus organizadores. Más de millón y medio de personas se han apuntado ya al experimento que supervisa el prestigioso Instituto Alemán de Estudios Económicos DIW, responsable de analizar las consecuencias del regalo financiero para los elegidos por sorteo y que comenzará en la primavera de 2021. La iniciativa, que ha sido criticada por los partidos del gobierno de la canciller federal, Angela Merkel, es completamente privada y se financia con aportaciones altruistas. Los donativos para financiar el proyecto presentado hace una semana también aumentan, lo que posibilitará posiblemente incrementar también el número de beneficiados.

El proyecto ha sido impulsado por la asociación berlinesa «Mi ingreso básico». Junto a quienes reciban los 1.200 euros mensuales a lo largo de 36 meses se estudiará igualmente a 1.380 personas de un grupo de control que no recibirá dinero suplementario a sus propios ingresos. Los iniciadores pretenden así investigar los efectos del ingreso básico en quienes lo perciben y realizar un estudio comparativo con personas que no se benefician del mismo. Hay voces críticas que, sin embargo, dudan de la validez del experimento, en primer lugar porque al ser limitado a solo tres años no ofrecerá datos sobre los más interesantes efectos del ingreso básico a largo plazo, pero también porque una selección solo entre personas voluntarias e interesadas no puede ser representativa y por el reducido número de participantes. Pese a todo, el proyecto tendrá un coste de 1,7 millones de euros al año.

La iniciativa ha sido criticada por los ministros federales de Finanzas, Olaf Scholz, y Trabajo, Hubertus Heil, que consideran inviable y utópico convertir la idea del ingreso básico universal en realidad. Abonar por ejemplo 1.000 euros de ingreso básico a los 83 millones de habitantes de Alemania tendría un coste anual para las arcas del estado de casi un billón de euros. El proyecto alemán no es el primero de este tipo. Tanto Canadá como Finlandia llevaron a la práctica experimentos similares pero que en ninguno de los dos casos dieron los resultados deseados. En la asociación «Mi ingreso básico» son más optimistas y esperan que la iniciativa de pie a estudios representativos de valor científico.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Economía