Netanyahu propone a una figura de la extrema derecha para presidir el memorial del Holocausto

Sobre una colina boscosa de Jerusalén se alza Yad Vashem. Con la ciudad santa a sus pies, todas aquellas víctimas judías del Holocausto son recordadas en este gran complejo. La nominación de su nuevo presidente por el primer ministro israelí Binyamín Netanyahu ha sembrado la polémica. Su candidato, el exministro y exdiputado de extrema derecha Effi Eitam, es conocido por defender la expulsión de los palestinos de Cisjordania y su apoyo a la construcción de asentamientos israelís en territorio ocupado. Los supervivientes del Holocausto han mostrado su firme oposición a este nombramiento. 

“Tendremos que expulsar a la abrumadora mayoría de los árabes de Cisjordania de aquí y sacar a los árabes israelís del sistema político”, decía Effi Eitam en el 2006. Este militar retirado de 68 años es conocido en Israel por esta y otras declaraciones, como que los árabes israelís -el 20% de la población del país- son un “cáncer” y una “bomba de relojería que acabará con la democracia israelí”.

Los grupos representantes de los escasos supervivientes del Holocausto y sus familiares han mostrado su preocupación ante la posibilidad de que su nombramiento empañe una de las principales instituciones mundiales para la memoria de la Shoá -término hebreo para el genocidio judío-. Con casi un millón de visitantes al año, estas organizaciones temen que los movimientos de boicot liderados por palestinos salpiquen a Yad Vashem. 

“Nosotros, que representamos a un amplio espectro de opiniones, creemos que el criterio para escoger a un presidente debe ser profesional y vacío de ninguna consideración política“, ha declarado la exdiplomática Colette Avital, que preside el Centro de Organizaciones de Supervivientes del Holocausto en Israel. Estos grupos alegan la imposibilidad moral que supone que una persona acusada de violar los derechos humanos como soldado en Cisjordania esté a cargo de una institución tan sensible como Yad Vashem. 

Institución comprometida

Establecido en 1953, este memorial no solo busca recordar a las víctimas judías del Holocausto y la Segunda Guerra Mundial, sino que también rinde tributo a todas aquellas personas que arriesgaron su vida para ayudar a esta comunidad perseguida. Cuenta con un centro de estudio que tiene como objetivo analizar el fenómeno de la Shoá para evitar su repetición en un futuro. Es el segundo lugar turístico israelí más visitado y la entrada es gratuita para que todo el mundo conozca de cerca los horrores del Holocausto. 

Ante los planes del Gobierno israelí para deportar a decenas de miles de inmigrantes africanos en el 2018, Yad Vashem se opuso calificándolos de un “reto nacional e internacional que requiere empatía, compasión y misericordia“. “La experiencia del pueblo judío durante generaciones aumenta esta obligación”, defendió la institución entonces. La jubilación de su actual director, Avner Shalev, en el cargo durante 27 años, ha abierto esta polémica en el país hebreo. 

Sin noticias

En su misma línea ideológicael candidato de Netanyahu es un religioso nacionalista conocido por su retórica de odio hacia los palestinos y los árabes israelís. Como militar, Eitam lideró comandos en la guerra de 1973, la invasión del Líbano en 1982 y la primera intifada palestina en 1988. Fue miembro de la Knesset, el Parlamento israelí, del 2003 al 2009 y sirvió como ministro hasta el 2005 cuando dimitió en protesta por la retirada de la franja de Gaza. 

Actualmente vive en los ocupados altos del Golán, territorio conquistado a Siria en la guerra de los Seis Días de 1967 y sin reconocimiento internacional. Eitam ha declarado que Bibi le ofreció el cargo hace dos meses pero que hasta ahora, no ha recibido más noticias. Un comité parlamentario tendrá que dar su aprobación final.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

Los comentarios están cerrados.