Economía

Ni unos bancos disparados salvan al Ibex-35 de las pérdidas

El Ibex-35 cerró la sesión con un descenso del 0,23%, para dar un último cambio en los 6.989,7 puntos. Con ello, termina la semana con una caída acumulada del 2%.

No pudo contener las pérdidas del selectivo ni el extraordinario comportamiento del sector financiero tras anunciarse que Bankia (32,88%) y CaixaBank (12,37%) negocian su fusión. No sólo estas dos entidades brillaron. Sino que el resto de los bancos registraron fuertes ganancias también, puesto que los inversores intuyen que habrá más operaciones corporativas. Y los focos están en el Sabadell, que sumó un 13,81%, además de en Unicaja y Liberbank, ya fuera del Ibex-35, también con ganancias de más de un 13%. Algo más discreto fue el comportamiento de Bankinter y BBVA, que subieron más de un 5%, y del Santander, que sumó un 3,40%.

Sea como sea, el buen resultado de los bancos en la jornada de este viernes hizo posible que el selectivo español terminara la jornada con pérdidas más contenidas que el resto de los índices del Viejo Continente, que se vieron más afectados y contagiados por los números rojos de la Bolsa de Nueva York. Porque el Dax alemán se dejó un 1,65%, mientras que el Cac 40 francés, el Ftse 100 británico y el Ftse Mib de Milán retrocedieron alrededor de un 0,85%.

Pero, si durante todo el día el índice doméstico estuvo moviéndose sobre los 7.000 puntos, al cierre, «tocado» por las caídas del parqué neoyorkino, dejó escapar esa cota.

Del selectivo doméstico tiraron a la baja Colonial, que sufrió un descenso del 6%. A continuación se colocó Siemens Gamesa, que retrocedió un 5,45%. Cellnex y Acciona, por su parte, se dejaron alrededor de un 3,2%.

Entre los grandes valores, el más bajista fue Inditex, que perdió un 2,70%. Y también Iberdrola bajó más de un 2%. Al tiempo que Telefónica perdió un 0,90%.

Caídas en Wall Street

En Wall Street, tras los severos descensos -los más abultados desde marzo- que sufrieron todos los indicadores en la jornada del jueves, el viernes proseguían los números rojos. Una hora antes del cierre del parqué doméstico, el Nasdaq caía más de un 4%, mientras que el S&P 500 retrocedía un 2,3%, y el Dow Jones perdía alrededor de un 1,5%. Una hora después del término de la jornada europea, habían reducido un poco las caídas, hasta el 1,10% en el caso del Dow Jones, hasta el 1,3% en el del S&P 500 y al 1,8% el Nasdaq.

Este comportamiento convivía con la publicación de un aparentemente buen informe de empleo en Estados Unidos correspondiente al mes pasado. En agosto, la primera economía del mundo recuperó 1,4 millones de puestos de trabajo, frente a los 1,2 millones que esperaba el consenso de analistas. Además, la tasa de paro cayó hasta el 8,4% desde el 10,2% en que se situaba en julio. El desempleo en Estados Unidos lleva cayendo cuatro meses consecutivos desde que marcara máximos en el 14,7%.

De acuerdo con Sergio Ávila, de IG, hay algún dato que no ha sido tan bueno dentro del informe oficial de empleo de Estados Unidos. Por ejemplo, que la creación de puestos de trabajo se ha visto «maquillada» al alza por el crecimiento de los generados en el sector público. Y, además, la evolución de los salarios medios progresa por encima de lo previsto, lo que en esta ocasión no es una señal positiva, porque es un síntoma de que todavía no se han incorporado al mercado laboral los trabajadores con unos salarios más bajos, y que fueron los principales perjudicados por los despidos durante la pandemia.

Los índices de Estados Unidos habían marcado récord históricos en las jornadas anteriores, animados fundamentalmente por el sector tecnológico, que está logrando mejorar sus resultados incluso en plena pandemia. Pero en el mercado también se observa preocupación sobre las valoraciones alcanzadas, además de respecto a la sostenibilidad de la recuperación económica estadounidense, cuando la pandemia aún no se ha superado. Y esas dudas que surgen en el mercado director se extienden por el resto de los índices mundiales.

Caidas en las materias primas

Las caídas se extendieron también al mercado de materias primas. Al cierre de la sesión europea, el barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos, perdía un 2,85%, hasta los 40 dólares. El de Brent, de referencia en Europa, caía alrededor de un 2,5%, hasta perder la cota de los 43 dólares.

A la baja se movía también el precio del oro. Al término de la sesión europea, bajaba alrededor de un 0,3%, hasta situarse en los 1.920 dólares la onza.

En el mercado de divisas, el euro volvió a caer, para poner en peligro la cota de 1,18 dólares, pese a haber marcado el nivel de 1,20 unidades en las pasadas sesiones.

En el mercado de deuda, la prima de riesgo de España se amplió ligeramente, hasta los 82 puntos básicos, con la rentabilidad del bono español a diez años situada en el 0,34%.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Economía