Política

Puigdemont pide un pacto entre independentistas para una “confrontación inteligente” con el Estado

El ‘expresident’ Carles Puigdemont, ha lanzado un envite amable al conjunto del independendentismo: un pacto entre los diferentes líderes soberanistas para plantear un nuevo proceso de confrontación con el Estado, como única vía a su juicio para lograr la independencia. “Somos muchos los que somos conscientes de que la única via transitable, realista y sin falsas ilusiones es la gestión de una confrontación inteligente con el Estado, es la vía democrática menos segura, la más incierta, preferiríamos otra pero no tenemos otra, lamentablemente”, ha afirmado.

“Si decidimos que queremos subir los peldaños que hacen falta [para la independencia], los liderazgos políticos comprometidos con el ‘procés’ tenemos el deber de ponernos de acuerdo y hacer la política necesaria para alcanzarlo, tenemos más conocimiento que hace años y no sería inteligente no ponerlo al servicio de una estrategia compartida el final de la cual sea el reconocimiento de la república catalana”, ha propuesto. En este sentido ha planteado que el Consell per la República, que él preside desde Waterloo, puede ser el organismo que aglutine esta unidad.

Contra el fatalismo y la “moral de derrota”

El ‘expresident’ y líder de Junts, ha alertado contra determinadas actitudes negativas en el sento del independentismo. “Acordemos entre todos tratándonos como aliados de una misma causa la estrategia para superar esta pared, para mantener activa la independencia hay que abandonar el fatalismo y la intransigencia, superar moral de derrota y evitar atajos, hay que planificar pero aceptar que hay factores que no dependen de nuestra planificación pero que pueden ser determinantes”.

En este sentido ha advertido que determinadas actitudes del independentismo pueden contribuir a desactivarlo. “Decir que hasta aquí hemos llegado, que aquí nos plantamos y hacemos política, o porque queremos ir más allá pero hay demasiado dolor y sufrimiento; tercero, porque aunque fuéramos una mayoría como somos no estamos dispuestos a asumir el grado de confrontación y ruptura con el Estado porque provoca dolor y sufrimiento”. Entre los factores a tener en cuenta en el actual movimiento independentismo, ha citado a la “desorientación, división, cabreo y desmovilización”, fruto en buena parte, en su opinión, de “la agresividad de la represión”, en la que ha situado al Estado como origen, más allá de un determinado gobierno, juez o fiscal. Una represión que pretende, a su juicio, desactivar el apoyo a la independencia.

Puigdemont ha dejado claro que su estrategia es contraria a la que dentro del independentismo apuestan por incrementar, antes, el apoyo social a esta causa: “A más votos para el independentismo, más represión, funciona así; y sabemos que no nos sobra nadie, no excluir a nadie, cuantos más seamos más fuertes seremos. Cuando hemos ido más unidos, más fuertes hemos sido ante el Estado, pero siendo fuertes y yendo unidos no es suficiente, España siempre tiene preparada una pared para todos, cuando convenga la levantará seamos el 47,5% o el 55%, pero es una pared que ya está resquebrajada como ha señalado Josep Costa en su libro. Superarla da sentido a mantener activo el procés de independencia”.

Desobediencia como opción

En una conferencia en la Universitat Catalana d’Estiu en Prada de Conflent, Puigdemont ha argumentado que la represión “agresiva y durísima” del Estado hacia el independentismo, la única salida para el independentismo es esta confrontación que ha calificado de “inteligente”. Al respecto, ha reclamado “no criminalizar la desobiediencia cívica, pacífica, es una opción perfectamente legítima y que se ha de saber usar, que tiene consecuencias pero que naturalmente forma parte” de la estrategia, “es un recurso aunque a veces provoca efectos contrarios a los deseados”, ha añadido Puigdemont sobre el ejercicio de la desobediencia. 

Puigdemont ha cargado contra el Estado, y su sistema judicial: “el sistema jurídico español no es homologable al de las democracias europeas, aquí es donde falla el sistema”. El ‘expresident’ ha intervenido acompañado de la cúpula de Junts, con presencia de los ‘exconsellers’ Toni Comín y Clara Ponsatí, dirigentes de Junts como Elsa Artadi, Laura Borràs y Albert Batet, entre otros.

Contra la estrategia del diálogo

Puigdemont también ha cargado contra la estrategia de ERC -sin citarla- del diálogo con el Estado. “¿Queremos desactivar la independencia? Si es que no, ¿hacemos lo suficiente para ser independientes, en liderazgos, voluntad y razones? Uno puede querer mantenerla activa de una determinada manera pero no hacer lo necesario, y no excluyo a nadie, comenzando por mi mismo”, ha alertado. Y a renglón seguido ha advertido: “Es comprensible que haya quien decida que no vale la pena, porque el camino es doloroso, pero somos conscientes de que el Estado español no saldrá nunca a una plataforma negociadora para la autodeterminación de Catalunya, que, vuelvo a repetirlo, es la vía preferida de la mayoría de los catalanes”.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Política