Repsol pierde 2.578 millones por el impacto de la covid-19

Repsol sufrió una pérdida neta de 2.578 millones de euros entre enero y septiembre. Ello, debido a su decisión de ajustar sus hipótesis de precios, lo que ha afectado al valor de sus activos de exploración y producción en 1.726 millones de euros. Y es que la pandemia ha provocado una fuerte caída del barril de crudo y del gas lo que, en los nueve primeros meses del año, tuvo un impacto negativo en sus inventarios de 1.048 millones de euros, a lo que se sumó una caída de la demanda en todo el mundo.

El resultado neto ajustado, es decir, sin contar los extraordinarios y teniendo en cuenta específicamente el desempeño de los negocios, alcanzó los 196 millones de euros en los nueve primeros meses del ejercicio. Esta cifra incorpora, explica la compañía, los efectos de las medidas adoptadas tras el inicio de la pandemia y que han permitido que el resultado neto ajustado del tercer trimestre mejore en 265 millones de euros las pérdidas de 258 millones que la compañía había sufrido en el segundo trimestre.

La petrolera logró generar 2.122 millones de euros en caja operativa y redujo su deuda neta en 882 millones de euros, hasta situarse en los 3.338 millones de euros. «Nuestra fuerte generación de caja durante el periodo muestra la eficacia de nuestro plan de resiliencia», valoró Josu Jon Imaz, consejero delegado del grupo energético.

La compañía puso en marcha ese plan el pasado 25 de marzo ante la acentuada caída de los precios del petróleo como consecuencia de la incidencia de la pandemia. Con él, a cierre del tercer trimestre, ya había conseguido reducir los gastos operativos en más de 350 millones de euros y optimizado el capital circulante en más de 400 millones.

La compañía ha revisado los objetivos de este plan y ahora espera una reducción adicional de los gastos operativos hasta los 500 millones de euros, un recorte de las inversiones hasta los 1.200 millones y la optimización del capital circulante de cerca de 700 millones de euros.

La liquidez del grupo se situó en los 9.099 millones de euros a final de septiembre, con lo que cubre en 3,43 veces los vencimientos a corto plazo, cifra que se incrementa respecto a las 2,43 veces del trimestre anterior.

Los analistas de Bankinter valoran que los números de la compañía son «débiles», aunque «esperados, puesto que el contexto de mercado es especialmente complicado». Estos expertos también señalan que Repsol es una de las empresas del sector con mejores perspectivas, dado su saneado balance, su atractiva rentabilidad por dividendo y su cada vez mayor presencia en el área de las energías renovables.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

Los comentarios están cerrados.