Política

Sàmper apuesta por celebrar las elecciones el 14-F pero “no a cualquier precio”

JxCat sigue coqueteando con un aplazamiento de las elecciones a cargo del eventual impacto de la pandemia del coronavirus. Si el viernes fue la ‘consellera’ de Presidència y portavoz del Govern, Meritxell Budó, quien amagó con un aplazamiento de las elecciones previstas para el 14 de febrero, este domingo el titular de Interior, Miquel Sàmper, ha vuelto a poner en duda la celebración de los comicios. 

En una entrevista en Catalunya Ràdio, Sàmper ha recordado que el PROCICAT trabaja con los protocolos –diseñados por la Conselleria de Exteriors, la encargada de los procesos electorales- para que se celebren con todas las garantías, para poder definir “los puntos que impedirían las elecciones”. “Se debe poder garantizar al máximo el derecho de sufragio activo y que este ejercicio tan importante no tenga consecuencias negativas en la evolución epidemiológica de la pandemia”, ha espetado. Y ha continuado defendiendo que espera que se puedan celebrar, “pero no a cualquier precio” si el nivel de contagios está “descontrolado” y los hospitales saturados.

En cuanto a su participación en las elecciones, ha sostenido que formará parte de la lista de JxCat y que le gustaría seguir siendo ‘conseller’ de Interior en la próxima legislatura. Eso sí, no se ha querido mojar desvelando su favorito en las primarias posconvergentes y ha afirmado que será “muy equidistante”.

Sobre la enésima trifulca entre JxCat y ERC en el seno del Govern, Sàmper ha asegurado que desconoce de dónde salieron las filtraciones. Ahora bien, ha aseverado que el choque público de esta semana es “un ejemplo deplorable que, en un momento como el actual, el Govern envíe esta imagen a la población”. “No solo no tiene que pasar más, tenemos que hacer un ejercicio de autocrítica y pedir perdón”, ha añadido. A su juicio, “no es que JxCat piense una cosa y ERC otra”, si no que los ‘consellers’ valoran distinto la rapidez de la desescalada.

Toque de queda

Por otro lado, ha dado por hecho que se mantendrá el toque de queda durante las señaladas fechas navideñas, también la noche de fin de año: “Es una de las medidas que tardará más en irse”, ha apuntado, y ha inquirido en que no se pasará de tramo de la desescalada de forma automática, si no que se revisará el estado del virus en Catalunya para que haya una tasa de reproducción del virus (RT) por debajo del 0,9, así como una disminución de los ingresos hospitalarios. De lo contrario, se podrían mantener las medidas o incluso recular en el plan de desescalada.

Sàmper ha subrayado que vienen los meses más duros de invierno y ha hecho un llamamiento a la corresponsabilidad de la ciudadanía porque la policía “no puede controlarlo todo”.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Política