«Señor Biden, sus medidas no empoderarían al pueblo cubano, solo alargarían nuestro sufrimiento»

Las elecciones que se celebran este martes en EE.UU. no solo decidirán el futuro, al menos durante los próximos cuatro años, de casi 330 millones de estadounidenses. También marcará la vida de los casi doce millones de cubanos que viven en la isla, así como los que se encuentran exiliados en el resto del mundo.

Las políticas que los dos candidatos defienden respecto a las relaciones de EE.UU. con Cuba no pueden ser más diferentes. Mientras el presidente Trump ha desarrollado durante su mandato una férrea política de sanciones contra Cuba, tras acabar con la incipiente luna de miel entre la isla y Washington debido al restablecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países alcanzado por la Administración Obama en 2016; su oponente, Joe Biden, aboga por volver a revertir la situación y recuperar las relaciones diplomáticas.

Esta decisión, que lleva meses anunciando el candidato demócrata, ha sido recibida por parte de la disidencia cubana, que sigue luchando desde dentro de la isla contra la dictadura de Miguel Díaz-Canel, con gran preocupación. Horas antes de la celebración del día de la elección en EE.UU., uno de los líderes de la oposición cubana, José Daniel Ferrer, que compartió mesa con el presidente Barack Obama cuando este viajó a La Habana, en marzo de 2016, ha querido escribirle una carta abierta al candidato demócrata cuestionando sus intenciones y advirtiéndole de las consecuencias de llevarlas a cabo.

«Estoy seguro de que es sincero cuando dice que, de llegar a la presidencia de su país, sus medidas hacia el régimen castrocomunista buscarían empoderar al pueblo cubano, pero le aseguro que los resultados serán totalmente contrarios. Solo daría más tiempo en el poder a una criminal tiranía que oprime y explota despiadadamente a nuestro pueblo, que es cómplice, y autora intelectual, de la opresión y la miseria que viven Venezuela y Nicaragua y que continúa siendo un grave peligro para la democracia en todo el continente», escribe Ferrer.

En opinión del disidente, las medidas de Biden «no empoderarían al pueblo, solo alargarían nuestro sufrimiento. Los militares seguirían enriqueciéndose mientras el pueblo subsiste a duras penas. Los emprendedores seguirían asfixiados y a merced de las arbitrariedades del sistema. Solos los incondicionales a la dictadura tendrían reales ventajas», señala.

Más represión
En el texto, Ferrer explica al candidato democrata lo que sucedería en la isla en caso de recuperar las medidas de 2016: «La represión contra los opositores pacíficos, periodistas independientes y pueblo en general sería más fuerte de lo que ya resulta, como ocurrió cuando Barack Obama, de buena fe, puso en práctica la política que usted desea retomar». También se refiere a la decepción sufrida al ver cómo dichas medidas no mejoraron en nada la vida de los cubanos. «Nosotros aplaudimos tales medidas y pronto vimos que eran un grave error. De inmediato sufrimos un notable incremento de la represión hacia nuestros activistas».

Y añade: «El régimen seguiría enviándole hacía EE.UU muchos agentes a través del Programa de Refugiados mientras unos pocos verdaderamente perseguidos resultarían beneficiados -continúa-. Volveríamos al momento en que el Programa de Refugiados resultaba, junto a la brutal represión de la policía política del régimen, el mejor aliado de la tiranía para controlar y destruir a la oposición prodemocrática. Los perseguidos necesitan solidaridad, pero no de la manera en que se hacía y usted piensa retomar».

Le sugiere, además, a Biden que si quiere de verdad ayudar al pueblo cubano, «en estos momentos críticos», solo lo puede hacer «condenando abiertamente la represión e imponiendo fuertes medidas al régimen castrocomunista mientras se implementan mejores y más efectivos programas para asistir a los demócratas cubanos y a los sectores más vulnerables de la población, de manera directa».

Por último, el opositor, fundador de la plataforma UNPACU, le advierte que, «sea usted electo o no», «el régimen castrocomunista, aliado de los regímenes de Venezuela, Irán, Rusia, China y Corea del Norte, sigue siendo un peligro para la seguridad de su Nación».

Aprovecha la ocasión Ferrer para agradecerle a Biden «su solidaridad cuando me torturaban en prisión», refiriéndose a los seis meses que estuvo encarcelado por un delito fabricado por el régimen para silenciarle. La presión internacional de instituciones y ONGs, así como de líderes políticos, logró que fuera excarcelado, aunque no liberado pues la medida por permutada por arresto domiciliario. Ferrer finaliza la carta recordádole al candidato demócrata que «muchos otros activistas continúan siendo torturados en las cárceles de la tiranía».
Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

Los comentarios están cerrados.