Todos se acuerdan ahora de la América industrial, la gran olvidada

Matt Moorhead trabajó 24 años en la planta de Lordstown (Ohio) de General Motors, pero se sube a un Jeep Wrangler, de Chrysler. «Esos no verán un duro más de mí», dice tras pegar un portazo y encender un puro apagado. Pone rumbo a la fábrica donde se dejó la piel. Sindicalista duro, con la voz cascada y el tono áspero, cuenta las penurias del trabajo en la planta que fabricaba el Chevrolet Cruze. Esa fábrica se cerró en 2019. Y, con ella, buena parte de la riqueza de la zona. Lordstown es un estorbo en el relato de
Donald Trump
y su éxito económico. Y un símbolo para quienes creen que su promesa de devolver la gloria industrial al… Ver Más
Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

Los comentarios están cerrados.