Estados UnidosMundo

Trump conocía desde febrero la gravedad del coronavirus, pero la ocultó

El nuevo libro -‘Rabia’- del célebre periodista Bob Woodward, que desveló el histórico ‘caso Watergate’, ha provocado una nueva oleada de indignación contra Donald Trump tras la publicación de varios extractos y de audios de las dieciocho entrevistas que mantuvo para redactarlo. Revelan que el presidente conocía la gravedad de la pandemia del Covid-19, pero la ocultó a los estadounidenses.

En una de las grabaciones más hirientes, perteneciente a una conversación telefónica mantenida el 7 de febrero, Trump reconoce que el virus se contagia «a través del aire» y que es «muy delicado y complicado. Mucho más mortífero que la gripe».

Sin embargo, el candidato a la reelección mintió a la población sobre el riesgo del coronavirus, que durante el pasado invierno se propagó rápidamente y en la primavera alcanzó un nivel atroz de expansión para alcanzar ahora la escalofriante cifra de 190.000 ciudadanos muertos.

Trump, que fue informado el 28 de enero por el consejero de Seguridad Nacional, Robert O’Brien, sobre la alta mortalidad del patógeno -y advertido de que la pandemia sería el reto más difícil de su mandato-, minimizó intencionadamente la letalidad para evitar el «pánico general».

La ética del informador también es cuestionada por no advertir de inmediato de que la Casa Blanca minimizaba el riesgo

‘Rabia’, que en realidad no revela nada que no se supiera ya, también ha puesto en la línea de fuego al prestigioso periodista por haber esperado meses -desde febrero hasta la publicación de su libro estos días- para hacer públicas las revelaciones del presidente sobre la pandemia, información que quizá podría haber ayudado a evitar miles de muertes.

La publicación ha disparado asimismo un fuerte debate sobre ética en el que muchos compañeros acusan al informador más famoso -y mejor pagado- del país de ocultar datos vitales para impulsar las ventas de su libro sacándolo a la calle en el momento más propicio, cerca de las elecciones. Algunos han llegado incluso a calificarle de cómplice de Trump.

‘Caso Watergate’

Woodward, de 77 años, ganador de dos premios Pulitzer, está retirado de ‘The Washington Post’, aunque mantiene aún su afiliación con el diario y el título honorífico de editor asociado. En su defensa, señaló que hasta junio no tuvo el contexto necesario para hacer públicas las cintas y que su trabajo iba destinado a un libro y no a suplir las crónicas de información diarias.

Woodward, que ha escrito sobre nueve inquilinos de la Casa Blanca, y su colega del ‘Post’ Carl Bernstein, llevaron a cabo la investigación sobre el Watergate que provocó la renuncia de Richard Nixon el 8 de agosto de 1974. Fue una de los trabajos más famosos de la historia del periodismo y que fueron relatados en su libro ‘Todos los hombres del presidente’.

La obra de Woodward no es el único quebradero de cabeza al que se debe enfrentar Trump estos días. Un nuevo escándalo que acaba de emerger revela que la cúpula del Departamento de Seguridad Nacional distorsionó la información de inteligencia para que coincidiera con la retórica y los intereses del presidente.

Según Brian Murphy, exjefe de Inteligencia del departamento, destituido de su cargo en agosto, el secretario interino del área, Chad Wolf, le ordenó que minimizara la amenaza de la supremacía blanca violenta y que incluyera información sobre grupos violentos «de izquierda». Asimismo, el segundo del departamento, Kenneth Cuccinelli, le conminó a que suspendiera los análisis sobre las interferencias rusas.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.