Mundo

Trump se mide con Argentina y México por el mayor banco de inversiones de América

El relevo en la cúpula del mayor banco de inversiones de Iberoamérica se ha convertido en una acalorada contienda política tras la decisión de Donald Trump de proponer como presidente a Mauricio Claver-Carone, un abogado estadounidense criado en España e hijo del exilio cubano, que ha trabajado en el Fondo Monetario Internacional y que en este momento es máximo responsable de la cartera iberoamericana en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

Aunque Claver-Carone cuenta ya con suficientes apoyos como para salir victorioso, un grupo de gobiernos comandado por México y la Unión Europea maquinan ahora para demorar la votación tras las presidenciales de EE.UU., llegando incluso a plantearse negar el quórum del 75% necesario para que la votación sea válida.

El ascenso de Claver-Carone a la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ha creado dos frentes en la región. El bando mayoritario apoya al alto funcionario estadounidense. De hecho, 17 países han apoyado abiertamente en una carta que la votación se mantenga este mismo mes de septiembre: Bahamas, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, Panamá, Paraguay, República Dominicana, Surinam y el gobierno interino de Venezuela, además de EE.UU. En esa misiva, difundida por la cancillería colombiana, esas naciones aseguran que «la elección del presidente del BID es de suma importancia para nuestra región». Es más, según ha podido saber ABC, no sólo EE.UU. ha propuesto a Claver-Carone como candidato, sino también Paraguay, Guyana, El Salvador y Haití.

Sede del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Washington

ABC
Para ganar, el abogado estadounidense debe obtener la mayoría absoluta de los países del BID, así como también una mayoría absoluta del número de países iberoamericanos. Tienen representación en la Junta de Gobernadores del Banco todos los países americanos excepto Cuba, además de Japón y la UE. El poder de voto de cada país miembro es directamente proporcional al capital que el país aporta a la institución: Iberoamérica y el Caribe tienen el 50%. EE.UU. tiene el 30% de los votos, Canadá el 4%, Japón el 5% y España el 1,9%.

En la Casa Blanca, Claver-Carone ha sido un firme defensor del cambio de régimen en Cuba, Venezuela y Nicaragua. Ha sido el artífice de muchas de las medidas de presión en los últimos años contra el castrismo y el chavismo. En conversación con ABC, este funcionario nacido en Florida, se comprometió a servir un solo mandato de cinco años y a reforzar la transparencia en la cúpula del banco. Además, ofreció a España mantener la delegación europea del BID en Madrid, ya que el actual presidente, el colombiano Luis Alberto Moreno, la va a trasladar a Bruselas.

De hecho, según el propio Claver-Carone es el gobierno kirchnerista de Argentina el que en realidad mueve los hilos. En una conversación con periodistas el alto funcionario de la Casa Blanca dijo la semana pasada que «estamos viendo un esfuerzo minoritario, liderado por Argentina, para obstaculizar la elección porque no han podido presentar una visión competitiva». Creen en la presidencia estadounidense que este bloqueo concertado de Argentina obedece a un plan más ambicioso para boicotear las medidas de presión contra las dictaduras en Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Además, se han opuesto a Claver-Carone abiertamente expresidentes iberoamericanos como el brasileño Fernando Henrique Cardoso y el colombiano Juan Manuel Santos, y antiguos funcionarios estadounidenses de la era de Barack Obama, como Roberta Jacobson, que fue Secretaria de Estado adjunta para Iberoamérica entre 2012 y 2016. Todos ellos argumentan principalmente que hay un pacto no escrito que establece que el presidente del BID debe ser nacido en un país iberoamericano, y no reconocen a un descendiente del exilio cubano en Florida.

Mauricio Claver-Carone – Efe
Claver-Carone: familia cubana y lazos con España
Discrepa Mauricio Claver-Carone de la principal crítica que le dedicaron cinco expresidentes americanos cuando Donald Trump presentó su candidatura a presidir el BID: que el banco debe estar «conducido por un latinoamericano». Este abogado es de ascendencia cubana, y nació en Florida porque su familia tuvo que huir del castrismo. Creció en España, un país que conoce bien. Se siente, en suma, tan latinoamericano como aquellos que rechazaron su candidatura (el colombiano Juan Manuel Santos, el brasileño Fernando Henrique Cardoso, el chileno Ricardo Lagos, el uruguayo Julio María Sanguinetti y el mexicano Ernesto Zedillo). Claver-Carone, que habla perfecto español, llegó a la Casa Blanca tras largos años de activismo político en contra de la dictadura de Cuba y de servir en la cúpula del FMI. Le fichó John Bolton como asesor para Iberoamérica. Enseguida le puso a trabajar para derrocar lo que entre ambos bautizaron como la «troika de la tiranía», el triángulo autoritario de Cuba, Venezuela y Nicaragua. Claver-Carone tuvo además la habilidad de sobrevivir a su jefe, que se marchó de la Casa Blanca tras desavenencias con Trump.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Mundo