Política

Trumpismo importado

El populismo de extrema derecha que Donald Trump ha propugnado durante estos cuatro últimos años ha influido de manera muy relevante en los partidos de ese espectro político en todo el mundo. En España, la expansión de Vox ha coincidido con el mandato del presidente de EEUU y su ascendiente ha sido claro y transparente. Los dirigentes de la formación ultra no lo han escondido en ningún momento. Copiaron los eslóganes de Trump (hay que “Hacer España grande otra vez”, igual que el ‘Make America great again’), su manera de usar las redes sociales y replicaron algunos de sus argumentos ideológicos, aunque en ocasiones les cueste trasplantarlos desde EEUU. Este diario ha analizado las similitudes entre los dos movimientos políticos con la ayuda de varios especialistas.

El sentimiento identitario y la desconfianza ante la inmigración son los dos elementos comunes principales entre el trumpismo y Vox, según la mayoría de los analistas consultados. La formación ultra empezó a encontrar su hueco cuando el independentismo catalán explotó y se celebró el referéndum del 1 de octubre de 2017. Un año después, los de Santiago Abascal entraron por primera vez en las instituciones al lograr 12 diputados en el Parlamento andaluz. En aquella campaña se pusieron como misión “salvar la nación española” y lanzaron numerosos mensajes xenófobos (los inmigrantes son “invasores” que van a sustituir a los trabajadores españoles), para captar el voto del miedo. “La culpa no es del español, es del nuevo. Eso es más fácil que buscar soluciones y pedir esfuerzos”, afirma Cristina Monge, politóloga y profesora de sociología en la Universidad de Zaragoza. “De ahí continúan con el proteccionismo de trabajadores y productos: dicen lo de ‘España, primero’, igual que ‘America first”, continúa.

Los analistas ven más difícil de trasplantar a España las críticas al globalismo, aquí a la UE, y el mensaje contra el cambio climático 

Más difícil ven los expertos que la formación de Abascal logre que cuajen el mensaje de quitar importancia al cambio climático y, sobre todo, las críticas al globalismo, aquí con el foco puesto en la Unión Europea. “Los españoles históricamente han estado muy agradecidos a las ingentes ayudas de Bruselas. Aún suena demasiado artificial y están adaptándolo”, señala Juan Tovar Ruiz, profesor de relaciones internacionales en la Universidad de Burgos.  

En el barro

En política no es solo lo que se dice, sino también cómo se dice, y Carmen González Enríquez, investigadora principal del Real Instituto Elcano, destaca la “influencia importantísima” que ha tenido Trump en “la dialéctica“. “Esa manera de hablar de la inmigración, del ‘virus chino’, de referirse a los dirigentes de otros partidos ha contagiado en general a la política de todo el mundo”, lamenta. Ella lo detecta en Vox, pero no cree que haya afectado a otros partidos en España. En cambio, algunos de los entrevistados señalan que esas maneras también han calado en el PP, en concreto en la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Monge cree que “Trump ha contaminado a nivel global, aquí en concreto a Vox y Vox, por cercanía con el PP, a Ayuso”. “Su manera de gestionar la pandemia, con choques permanentes con el Gobierno y llegando a cuestionar las decisiones del Ministerio de Sanidad me recuerda a la creación de los ‘hechos alternativos’ de Trump”, concreta la profesora. 

Para Íñigo Errejón, diputado de Más País y doctor en Ciencia Política, “con Ayuso es imposible debatir, igual que pasa con Trump, porque no entran a contrastar datos ni a responder a fondo”. “Todo lo llevan al barro. El presidente de EEUU, ante una pregunta difícil de un periodista, ataca al periodista. Vox hace lo mismo con la prensa y Ayuso también, cuando un diputado en la Asamblea le pide rendir cuentas por una decisión sanitaria o económica. Lo vimos en el debate de investidura cuando le pedí explicaciones por el escándalo de Avalmadrid“, explica. Además, apunta, tanto Ayuso como Abascal enseguida se presentan como “víctimas“, igual que Trump. “El líder de Vox se hizo el ofendidito después de escuchar a Pablo Casado en la moción de censura. Abascal sube e insulta a todo el mundo, pero cuando Casado le replica entonces se pone a lloriquear”, continúa. 

El equipo de la presidenta de Madrid dice que las críticas se deben a que tiene “un estilo propio y defiende sus principios sin complejos”

Según fuentes del gabinete de Ayuso, esas críticas a la presidenta “dibujan un falso perfil de frentismo” y se deben a que tiene “un estilo propio, defiende sus principios sin complejos y no se arruga en los debates”. Tampoco en el PP nacional ven ninguna semejanza. Según Valentina Martínez, portavoz de Exteriores de los conservadores en el Congreso, Trump “no es ejemplo de nada para el PP”, pero sí que reconoce que la hoja de ruta del dirigente estadounidense ha sido calcada por Vox. “Lo intentan copiar aunque creo que ese discurso anti-todo y en negativo no funciona en España”, apunta. 

¿Y si pierde?

Según José Pablo Ferrándiz, investigador principal de Metroscopia, el discurso catastrofista que Abascal hiló en la moción de censura (“contra Europa, la inmigración y la sanidad universal”) sirve a Vox para abonar el terreno ante “futuros más oscuros” que la crisis por el covid-19 puede traer. Ferrándiz considera que una derrota de Trump puede afectar negativamente el crecimiento de la formación ultra, algo que rechaza González Enríquez. La especialista en opinión pública y migraciones recuerda un barómetro del Real Instituto Elcano en el que los votantes de derechas solo dieron un 3,7 al dirigente norteamericano mientras premiaron a la alemana Angela Merkel con un 7 y al francés Emmanuel Macron, con un 6,2. “Su estilo y mensaje provocan rechazo”, subraya. Ferrándiz estima, en cambio, que “Vox puede quedarse cojo” si el republicano no sigue en la Casa Blanca. “Es diferente tener como principal referente al líder de la primera potencia mundial que a [Viktor] Orban, el primer ministro de Hungría”, avisa.

“No conozco a nadie que me haya dicho que nos vota por Trump”, responde Iván Espinosa de los Monteros, portavoz de Vox en el Congreso cuando se le plantea la cuestión. En su opinión, los análisis que hacen “las élites de los medios de comunicación, las élites financieras y las élites de los institutos de ánalisis” son “simplistas” y no reconocen que en estos momentos hay un debate entre “globalistas y soberanistas”. 

“Trump ha dado una respuesta frontal al consenso progre. Nos ha señalado el camino”

Iván Espinosa de los Monteros

Portavoz de Vox en el Congreso

“Si no gana Trump, será una mala noticia para la defensa de ciertos valores y se perderá una voz que ha dado una respuesta frontal al consenso progre, ese que está basado en el multiculturalismo, las fronteras abiertas, la ideología de género…”, afirma. “Trump nos ha señalado el camino y hemos visto que su respuesta tiene sentido. Por eso a Trump y a nosotros nos vota la clase trabajadora”, sostiene. Cree que, tarde o temprano, esas ideas también serán mayoritarias en España porque los ciudadanos ya se han dado cuenta de que “el PP y el PSOE son lo mismo”.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Política