Twitter y Facebook tratan de combatir la desinformación de Trump

Con las elecciones de Estados Unidos pendientes del recuento de estados clave, el presidente Donald Trump ha recurrido a las redes sociales para lanzar acusaciones sin fundamento de que está siendo víctima de fraude electoral para beneficiar a su rival Joe Biden y a los demócratas.

La reacción de Trump entraba dentro de lo previsto, como también lo han hecho las respuestas de las plataformas ante esos mensajes de desinformaciónTwitter Facebook han optado por restringir esos tuits, alertando a los usuarios del peligro de esas afirmaciones.

“Están tratando de robar las elecciones. Nunca les dejaremos hacerlo. ¡Los votos no pueden ser emitidos después de que se cierren las urnas!”, ha tuiteado el presidente. Ante esos ataques, que no se sustentan en ninguna evidencia empírica, Twitter ha optado por etiquetar el mensaje como “afirmación potencialmente engañosa sobre una elección” y ha informado que, como ya advirtió hace meses, esa desinformación viola las políticas internas de la plataforma.

Durante la noche electoral y la mañana del miércoles, la red social también ha restringido y marcado distintos tuits de Trump, que intensificado su estrategia en las redes de atacar la integridad de los recuentos de votos para mermar así la confianza en el proceso electoral estadounidense. Como muchos expertos señalaban, el recuento en los estados clave pendientes por resolver –Nevada, Arizona, Wisconsin, Michigan, Pensilvania– puede alargarse hasta el viernes. El recuento posterior del voto por correo y del voto en grandes ciudades, mayoritariamente demócratas, hacen más posible una victoria de Biden.

Aunque Twitter está tratando de frenar la difusión de bulos, especialmente desde cuentas oficiales, se han reportado muchos mensajes de ‘influencers’ de círculos conservadores y de la extrema derecha estadounidense que hablan de fraude y que están teniendo un elevado volumen de interacciones.

Facebook informa de la falta de resultado

Por su parte, Facebook ha optado por una estrategia más discreta y ha etiquetado algunos mensajes del presidente en la red social con información que contextualiza y contradice sus palabras, en un intento de reducir el impacto de la desinformación lanzada particularmente por cuentas republicanas.

El gigante social ya avanzó hace una semanas que tras la jornada electoral paralizará temporalmente la propaganda política para evitar que se produzcan esas situaciones de tensión, incertidumbre y de desconfianza con el proceso electoral de EEUU. Sin embargo, ya se han reportado casos de anuncios activos de congresistas republicanos que insisten en esa idea de un fraude generalizado.

Además, tanto Facebook como Instagram, parte también del imperio de Mark Zuckerberg, han añadido notificaciones en sus aplicaciones que avisan a los usuarios que el recuento de votos aún no ha finalizado y que, por tanto, las elecciones presidenciales aún están en el aire.

Aún así, los tecnólogos advierten que ya en 2016 los problemas generados o propagados por las redes sociales fueron destapados después de las elecciones. Aunque ahora hay más escrutinio sobre su actividad, habrá que esperar a los próximos días y semanas para tener informes más detallados de la actitud de las plataformas ante los bulos electorales,

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

Los comentarios están cerrados.