Una supuesta burla de Trump a los caídos en la guerra agita la campaña electoral en EE.UU.

El candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Joe Biden, puso este viernes en duda el patriotismo de Donald Trump después de que una revista informara de unos comentarios de hace dos años en que el presidente supuestamente dijo que los soldados caídos en el frente de batalla son «perdedores» por haberse dejado matar.

Aunque la Casa Blanca ha negado la veracidad de esas informaciones, Biden dijo durante una conferencia en Delaware que «el presidente Trump ha dado sobradas muestras de que no sabe lo que es servir a la patria, no conoce la lealtad y no tiene causa más importante que él mismo».

La revista «The Atlantic» publicó el jueves por la noche un reportaje con fuentes anónimas en el que afirma que durante una visita a París en 2018, Trump se negó a visitar el cementerio de Aisne-Marne, donde hay enterrados soldados estadounidenses caídos en la I Guerra Mundial, porque estos no merecían homenajes. «¿Por qué debo ir a ese cementerio, si está lleno de perdedores?», asegura «The Atlantic» que dijo Trump. Es cierto que Trump canceló la visita al cementerio en 2018, aunque la excusa que dio la Casa Blanca entonces fue que los meteorólogos habían pronosticado fuertes lluvias.

El presidente desmiente la información
Trump ha desmentido el reportaje enérgicamente. «Estoy dispuesto a jurar por lo que sea que nunca dije semejante cosa sobre nuestros héroes caídos. ¿Qué animal diría tal cosa?», dijo ayer el presidente. Las relaciones de Trump con las fuerzas armadas han pasado por altibajos en su primera legislatura. Al principio de su mandato, se rodeó de varios generales en su gabinete, pero fue prescindiendo de ellos, uno tras otro, tras varios desencuentros. En junio, el presidente desplegó a las fuerzas armadas en la capital federal para sofocar protestas, algo que criticaron generales y almirantes retirados, incluido el que fue jefe del Estado Mayor Conjunto, Mike Mullen, y el primer secretario de Defensa de Trump, general James Mattis.

Un punto de fricción fueron los ataques de Trump a John McCain aun después de muerto. McCain acabó su dilatada carrera de servicio público como senador, pero antes fue capitán en la Armada y fue apresado y torturado en Vietnam. De McCain, Trump dijo en un par de ocasiones que era un «perdedor», y en realidad nunca le perdonó que le hiciera la oposición cuando se presentó a las primarias.
Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

Los comentarios están cerrados.