VPN, tu aliado para cuidar tu identidad digital

Las redes privadas virtuales (VPN) nos proporcionan una capa extra de seguridad. Es una red dentro de la red: segura, privada y cifrada. A salvo de piratas informáticos y de miradas indiscretas.

La seguridad y la privacidad se han convertido en dos de las principales preocupaciones para internautas de todo el mundo. Pasamos horas utilizando los dispositivos y algunos de los sitios web en los que estamos más tiempo pueden estar poniendo en riesgo nuestros datos personales. Es importante evitar que los virus entren en el móvil, la tableta, el «smartwatch» o el ordenador, pero ante todo, tenemos que proteger nuestra identidad digital. 

Las redes privadas virtuales (VPN) son una de las herramientas más populares del momento para incrementar las garantías de navegación o intercambio de información. «Las VPN permiten crear una conexión privada entre múltiples usuarios y dispositivos. En otras palabras, una red dentro de la red: segura, privada y cifrada», subraya Hervé Lambert, Global Consumer Operations Manager de Panda Security. Estas redes actúan como escudos protegiendo nuestra información y comunicaciones.

«Proporcionan una capa extra de seguridad; permiten acceder a contenidos bloqueados según tu ubicación geográfica; ocultan tu tráfico web de tu proveedor de servicios de internet, y esconden tu ubicación y actividades online del resto del mundo», recuerda Lambert. Incluso muchas empresas piden a sus trabajadores que las utilicen cuando están fuera de la oficina y necesitan acceder de forma segura a los servidores de la entidad.

Canalizar tu tráfico web a través de una VPN cifra el tráfico que sale de tu dispositivo, haciendo que navegues de forma anónima para tu ISP, tus jefes, empresas publicitarias, el gobierno, y en general, cualquier persona que pueda estar interesada en las actividades que realizas en la Red. Todo lo que verán es que tu tráfico se dirige a un hub VPN específico y nada más.
<iframe width=”560″ height=”315″ src=”https://www.youtube.com/embed/FaQ7Mi50jfs” frameborder=”0″ allow=”accelerometer; autoplay; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture” allowfullscreen></iframe>

Aunque son los hackers y los que entienden de tecnología quienes más utilizan VPNs, por distintos motivos, mucha gente disfruta de las ventajas de esta herramienta. Por ejemplo, los viajeros preocupados por la seguridad nunca se conectan a una red Wi-Fi pública sin protección, ya que un «hacker», o el administrador de la red, puede estar monitorizándoles. En su lugar, se conectan a una VPN que cifre todo el tráfico de entrada y salida procedente de su dispositivo. Una VPN permite también acabar con las restricciones geográficas que nos impiden acceder a algunas web cuando nos encontramos fuera de nuestro país.

Desde Panda recuerdan que el uso de VPNs no está exento de riesgos, y no todas son iguales. «Pese a que el uso de una VPN te permite mantener tu anonimato, debes conocer los riesgos que puedes correr, especialmente si tienes que acceder a sitios web sospechosos», matiza Lambert.

Elegir la VPN correcta
Los ataques masivos y las brechas de seguridad en las grandes empresas y plataformas de Internet de los últimos años confirman el riesgo que corren nuestros datos personales. Ante esta situación es natural que las empresas y los trabajadores autónomos opten por reforzar su seguridad con redes privadas virtuales. «El uso de una VPN implica confiar en un proveedor, en cuyas manos se pone una gran cantidad de datos confidenciales y comerciales que podrían ser perjudiciales si caen en manos equivocadas», indica el Global Consumer Operations Manager de Panda Security.

Una buena elección implica un proceso de búsqueda y una decisión meditada por parte del usuario para encontrar un servicio fiable y seguro. El informe anual del equipo de investigación independiente AV-TEST sobre la fiabilidad de la VPNs aporta información relevante sobre las diferentes opciones del mercado. Como explican los propios autores, existen diferentes elementos para establecer el nivel de transparencia de cada proveedor. Éste es un elemento clave ya que debe dejar claro a qué entidades, gubernamentales o no, está obligada a rendir cuentas el proveedor.

El siguiente paso debe pasar por definir las necesidades de cada uno. En términos de características, una VPN debe ser rápida, segura y fácil de usar. Otro elemento importante es el nivel de protección que ofrezca a tu red y a tus datos. En este sentido hay varios sistemas y niveles de seguridad en las VPN: desde la seguridad para IP (también conocida como IPsec) hasta el protocolo de túnel de 2 capas (L2TP), que cuenta con diferentes mecanismos de autenticación. Por último, las empresas deben buscar VPN que permitan un acceso remoto seguro.

Ciberamenazas para tu móvil
El verano es la época menos cibersegura del año. Durante los días de descanso, prácticamente todas las conexiones a Internet se realizan desde el móvil. «Se trata de un dispositivo que, de forma errónea, solemos percibir como más seguro que un ordenador. Sin embargo, en nuestros smartphones almacenamos una información personal muy sensible como, por ejemplo, nuestros datos bancarios. Además, como todavía hay muchos sitios web mal diseñados para estos dispositivos, es más fácil realizar timos online a sus usuarios», advierte Hervé Lambert, Global Consumer Operations Manager de Panda Security.

El Bluetooth es, en este sentido, uno de los mayores peligros de nuestros teléfonos móviles a través de la conexión inalámbrica con los coches de alquiler. Aunque no es peligroso conectar el teléfono al ordenador de abordo de un vehículo que no es el nuestro, es muy importante tomar medidas básicas de seguridad como no indicar que el móvil sea uno de los «dispositivos favoritos» del coche y, jamás descargar la lista de contactos.

Igual de peligroso es el uso del Wifi en las casas de alquiler o los Airbnb en los que nos alojamos. No sabemos quién se ha conectado al router de la vivienda ni sabemos quién se conectará después de nosotros. Por ello, es importante hacer que nuestro móvil no se conecte de forma automática a la Wifi.

Durante el verano hay que extremar todas las precauciones con la información que almacenamos en nuestro móvil para evitar robos. Y entre las acciones más comunes que no se deben hacer está la de poner en tus redes sociales que te vas de vacaciones (los delincuentes sabrían al instante que tu casa está libre para entrar a robar), subir fotos de tus hijos en la playa con poca o ninguna ropa y decir a tus posibles compradores de Wallapop que no puedes hacer una entrega de un producto porque estás en la playa hasta el final del mes.
Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

Los comentarios están cerrados.